7,5 HECTÓMETROS

El Ministerio autoriza un nuevo trasvase para consumo humano en diciembre

El Ministerio para la Transición Ecológica ha autorizado un trasvase de 7,5 hectómetros cúbicos a través del Acueducto Tajo-Segura para el mes de diciembre, que se destinarán exclusivamente a abastecimiento urbano. Esta decisión ha quedado ya plasmada en una orden ministerial que próximamente se publicará en el Boletín Oficial del Estado (BOE).

La resolución se ha adoptado en base a las reglas de explotación del trasvase Tajo-Segura, que estipulan que en nivel 3 el Ministerio podrá autorizar un trasvase de forma discrecional pero motivada.

La Comisión Central de Explotación del Acueducto Tajo-Segura, reunida este martes en la sede del Ministerio, propuso un trasvase para el mes de diciembre de 19,6 hectómetros cúbicos, teniendo en cuenta el informe de situación que había sido presentado por el Centro de Estudios y Experimentación de Obras Públicas (Cedex).

Este informe indica que, a 1 de diciembre de 2019, el volumen embalsado en Entrepeñas y Buendía era de 469,2 hectómetros, quedando un volumen autorizado pendiente de trasvasar de 26,7 hectómetros, por lo que resulta un volumen de embalse efectivo de 442,5 hectómetros cúbicos, inferior al de referencia de 605 correspondiente al mes de diciembre. Por tanto, se constató que el sistema se encontraba en la situación hidrológica excepcional o nivel 3, que se inició en el mes de mayo.

La Comisión también ha constatado que es "previsible" que el sistema se encuentre en situación hidrológica excepcional durante todo el trimestre de diciembre de 2019 a febrero de 2020, con unas reservas, a principios del mes de marzo, inferiores a los 415 hectómetros cúbicos, "es decir, muy próximo al umbral de 400 que imposibilita la realización de trasvases, ni siquiera para abastecimiento".

Además de la aplicación de las reglas de explotación, en la decisión de trasvase se ha atendido al hecho de que una de las mayores presiones al Mar Menor es la de la contaminación difusa procedente del regadío en el Campo de Cartagena. En ese sentido, la gestión de la cuenca hidrográfica del Segura debe valorarse en su conjunto, tomando en consideración las diferentes situaciones y circunstancias que concurren en cada momento.

Actualmente, es necesario tener en cuenta el estado ambiental del Mar Menor y los esfuerzos que, directa o indirectamente, realizan las administraciones públicas para revertir su mala situación actual. "El Ministerio para la Transición Ecológica no puede ser ajeno a las responsabilidades que le corresponden en esta materia y, por tanto, la decisión de trasvase se ha adoptado teniendo en cuenta la situación actual de la laguna y de los efectos que el regadío produce sobre ella, con base en los principios de precaución y de no deterioro que rigen la gestión del Medio Ambiente", ha manifestado desde el propio Ministerio.

Castilla-La Mancha lo considera "razonable y valiente"

El consejero de Agricultura, Agua y Desarrollo Rural, Francisco Martínez Arroyo, ha valorado la decisión del Ministerio para la Transición Ecológica (Miteco) de trasvasar solo 7,5 hectómetros cúbicos del Tajo al Segura en diciembre para consumo urbano, que ha calificado de "razonable, valiente y difícil".

En declaraciones a Efe, Martínez Arroyo, ha dicho que es una decisión "muy positiva" del Ministerio y "muy razonable", en la situación en la que se encuentran actualmente los embalses de Entrepeñas y Buendía, en la cabecera del Tajo.

Ambos pantanos "están en una situación muy difícil, con muy poca agua embalsada, aproximadamente el 18 por ciento de su capacidad, que supone un 25 por ciento menos que lo que tenían al año pasado por estas fechas".

Desde esta perspectiva, "es totalmente comprensible la decisión del Ministerio", ha opinado el titular de Agricultura, que ha recordado que aquí en Castilla-La Mancha los agricultores también están sufriendo restricciones, ya que de hecho en el Alto Guadiana se ha impuesto recientemente una restricción del 5 por ciento de las dotaciones que tienen los agricultores para regar, que es reversible si llueve.

En este sentido, ha destacado que "hemos conseguido que sea menos de lo que proponía la Confederación Hidrográfica del Guadiana precisamente porque hemos trabajado con ellos desde un planteamiento de sostenibilidad, teniendo en cuenta la riqueza que aportan a la agricultura los cultivos sociales de la Mancha y el planteamiento que hacemos de compatibilidad entre la conservación del medio ambiente, los caudales ecológicos de nuestros ríos y la actividad económica".

"Y creo que ese es el planteamiento que tenemos que tener también para afrontar la realidad del Tajo y la conexión entre el Tajo y el Segura", ha añadido.

Asimismo, ha apuntado que "desde el Gobierno de Castilla-La Mancha hemos dicho siempre que en caso de que el agua sea necesaria para consumo humano debe de seguir utilizándose el trasvase, pero que no tiene sentido en este momento utilizar el trasvase para que se riegue en el Levante".

Martínez Arroyo ha comentado también que "creemos que es muy necesario que haya un Gobierno fuerte en Madrid cuanto antes, para que se pongan en marcha al cien por cien las desaladoras y para que se afronte la cuestión del agua con una verdadera política de Estado y, por supuesto, no como una guerra entre comunidades autónomas que no es lo que queremos en Castilla-La Mancha".

"Nosotros vamos a mantener siempre esa versión de la solidaridad, de la mano tendida, del compromiso con el conjunto del país, de nuestros agricultores, no solo los de Castilla-La Mancha sino también los del Levante", ha asegurado Martínez Arroyo, que ha matizado "pero creemos que las decisiones se tienen que tomar entre todos, de manera sostenible y cumpliendo la normativa ambiental y del agua".

Se trata de cumplir la normativa "que existe, que está en vigor, y que desde luego pone por delante los intereses de la cuenca cedente y la existencia de unos caudales mínimos en la cuenca del Tajo que tienen que incorporarse en la próxima planificación hidrológica".

En este contexto, ha señalado que "entendemos que esta decisión de hoy no es sino un paso en la futura planificación hidrológica de la cuenca del Tajo, que desde luego tiene que cambiar radicalmente de lo que es a lo que será en el futuro".

Martínez Arroyo ha valorado que el Ministerio haya tomado la misma decisión que ya adoptó en noviembre de trasvasar solo para consumo humano en diciembre, "atendiendo a las circunstancias de los pantanos de la cabecera del Tajo y también por la situación de contaminación en el Mar Menor".

Al respecto, ha considerado que la decisión del Ministerio "está perfectamente razonada, teniendo en cuenta que el agua embalsada en Entrepeñas y Buendía y el porcentaje sobre la capacidad de almacenamiento está por debajo del agua embalsada en este momento en la cuenca del Segura".

En estas circunstancia "sería ilógico, todavía más que en otras ocasiones, trasvasar agua de una cuenca con poca agua a otra que tiene más agua embalsada en este momento", ha opinado el consejero, que ha opinado que "no parece razonable y, por lo tanto, acogemos muy positivamente esta decisión del Ministerio, que nos parece valiente y dífícil", pero "también razonable y que plantea un modelo de sostenibilidad".

Compartir