ANA M. ÁNGEL ESTEBAN, PSICÓLOGA Y SEXÓLOGA

La forma fácil, rápida y eficaz de tener a un psicólogo en casa

En estos dos meses estamos aprendiendo, forzosamente, a adaptarnos a situaciones impensables. Descubriendo otras formas de relacionarnos, de vivir; otras formas de expresarnos y de sentir. Estamos generando problemas psicológicos incluso en las personas más fuertes. Insomnio, crisis de ansiedad, estrés postraumático, sobre todo en los sanitarios, fobia al contagio y al contacto, fobia a salir de casa... Y, precisamente por esto, existe una nueva forma de ir al psicólogo, tan necesario en estos momentos de la vida, poco usada hasta ahora.

Normalmente, el concepto de ir al médico, al psicólogo, etc. consiste en desplazarse a un centro sanitario, hospital o consulta particular. La típica situación de ir con cita previa, sentarse en una sala de espera con otros pacientes, entrar en la consulta y ver al médico o psicólogo al otro lado de la mesa es (o era) lo habitual.

En Psicología, el lenguaje no verbal, el de los gestos, las miradas, movimientos del cuerpo, tono de voz... es muy importante. Más del 50 % de lo que transmitimos al psicólogo en la consulta, y de lo que el psicólogo transmite también al paciente, es en forma de esos gestos. Actualmente, con el uso de mascarillas, pantallas protectoras y demás protección, ese lenguaje no verbal que nos da tanta información sobre el paciente se pierde.

Estar encerrados en casa de forma impuesta y con una amenaza terrible para la salud y la vida ahí fuera ha generado muchísima ansiedad y depresiones. A eso le añadimos los problemas de pareja, que han aumentado por la convivencia tan estrecha, aumento del maltrato, depresiones por la pérdida de seres queridos y con la imposibilidad de hacer un duelo normal, problemas económicos... y todo ello necesita como poco una exteriorización, una expresión emocional que a veces no es suficiente cuando lo haces con amigos. Por muy extraño y difícil de entender que parezca, yo ya hacía la psicoterapia online para personas que no podían venir por la distancia a la consulta. Siempre he sido defensora máxima de la psicoterapia en la consulta, por lo que decía anteriormente del lenguaje no verbal en directo. Ahora hemos descubierto, he descubierto, las ventajas magníficas de hacer una psicoterapia online.

Ahora, en estas circunstancias, aunque tomemos todas las medidas habidas y por haber para “controlar” al virus (desinfección con ozono, con lámpara UVA, desinfección con agua y lejía de mesa y sillas tras cada paciente, calzas, alfombra humedecida con desinfectante, guantes, mascarilla, gel hidroalcohólico, distancia y ventilación en mi consulta presencial) la mayor garantía de protección es la no exposición. Os explico las razones, más que comprensibles, por las que un tratamiento presencial ahora es mucho menos eficaz que por teléfono o videollamada, cada uno como prefiera. He visto a personas, precisamente, que vienen por miedo al virus, por empeoramiento de sus procesos de ansiedad y que al venir sienten ansiedad solo por el hecho de estar en un lugar donde han habido otros pacientes, y eso teniendo en cuenta que la exposición en la consulta es en muchos casos de una hora.

Entonces, cuáles son los secretos de un tratamiento psicológico exitoso y rápido: la empatía, la conexión psicólogo-paciente, la comodidad al expresarse (cómodo con el psicólogo y cómodo con el lugar), que sientas privacidad y seguridad y nada interfiera en la complicidad, que no te sientas juzgado y que te expreses con la tranquilidad y confianza que tendrías con tu mejor amigo, porque eso es lo que pretendo en la consulta, la cercanía y confianza, además de ser tu psicoterapeuta. Y preparación y experiencia del psicólogo, claro.

Por mucho que nos cueste creer y nos cueste probar, ahora llamar al psicólogo por teléfono o hacer una videollamada, preferiblemente, es genial. Las ventajas que estoy viendo son:

- Puedes moverte libremente por casa o por donde quieras, por donde te sientas más cómodo.

- No tienes que poner excusas para desaparecer y trasladarte a la consulta, no, Así es mucho más fácil y rápido porque ni siquiera gastas tiempo en trasladarte.

- No tienes que preocuparte de con quién dejas a los niños y qué dices.

- No hace falta que cierres tu negocio porque se pueden establecer incluso citas de media hora que te hagan todo más fácil, puedes fumarte el cigarrillo, tomarte un refresco...

- Si hacemos un tratamiento de pareja podéis estar los dos o iros uno a otra habitación y seguir haciendo cosas.

- Y, lo más importante, NO EXISTEN MASCARILLAS NI PANTALLAS que restan toda la expresividad. Te veo, me veis gesticulando...

En la consulta presencial veo intranquilidad por el miedo y esto es una gran interferencia en la eficacia. Yo necesito verte unos mínimos gestos en la boca, muecas, sonrisillas, pucheros o que aprietas los dientes; necesito verte en conjunto con la mirada y expresión de tus ojos. Y al revés: yo gesticulo muchísimo y soy muy expresiva. Eso es también fundamental que te llegue, porque yo también te hablo no sólo con palabras, también te hablo con miradas y gestos. Por videollamada desaparece el miedo al contagio y exposición y estás más natural al expresarte.

Reconozco, por lo que me dicen los pacientes, que algunos la primera vez se sienten raros, porque parece que esto es “menos serio”, pero a medida que avanza la sesión y en la siguiente estamos encantados. Es un descubrimiento y una ventaja ahora al necesitar un psicólogo. Todo es más fácil, cómodo, rápido y MÁS EFICAZ, en mi experiencia. No se puede estar esperando a una cierta normalidad que no va a existir en mucho tiempo y, en cuanto a lo psicológico, hay muchísimas personas que lo están pasando fatal y necesitamos estar ahí, y necesitan que estemos ahí. Yo incluso les facilito conexión entre sesiones por WhatsApp. Es la “nueva “ y más eficaz forma de psicoterapia en tiempos de pandemia.

Y si estás mal o estáis mal y sopesando ayuda psicológica, no te reprimas, no tengas miedo. Es magnífico y una verdadera suerte poder hacerlo así. Y, claro,como siempre, presencial o no la "conexión" y la química la sientes o no. Ese debe ser el argumento de peso para seguir o no con la psicoterapia.

 

Ana M. Ángel Esteban es psicóloga clínica y sexóloga.

 

Consulta en Toledo y online. Teléfono 615224680.

 

Otros artículos de la misma autora:

Las otras razones por las que no queremos salir de casa

Estrategias conductuales a tener en cuenta para que la salida de los niños sea más fácil

Emociones y sentimientos a pesar del COVID-19

Cómo nos afecta psicológicamente el coronavirus: herramientas para evitar el pánico

Cómo controlar al miedo y los síntomas psicosomáticos durante el encierro en casa

Lo que estamos descubriendo en este momento en el que la vida nos examina

 

Compartir
Update CMP