MENOS SUELDO AL ENFERMAR

ANPE y SATSE denuncian una "discriminación" en el sueldo de los empleados públicos de Castilla-La Mancha

Los sindicatos ANPE y SATSE han denunciado este miércoles que Castilla-La Mancha es la única comunidad que reduce el salario a docentes y sanitarios en situación de incapacidad temporal por baja médica, ya que el resto de comunidades autónomas lo han regulado, "incluso para recuperar retroactivamente lo injustamente retraído en la nómina".

El Real Decreto-Ley 20/2012 "castigó a los funcionarios públicos por estar enfermos, al establecer una reducción de salario por baja médica no derivada de accidente de trabajo o enfermedad profesional", según los sindicatos de profesores y enfermeros. Con esta ley, todavía en vigor, se sigue aplicando la detracción del 50 % de las retribuciones durante los tres primeros días de baja y el 25 % de las retribuciones entre el cuarto y el vigésimo día.

En Castilla-La Mancha, el Gobierno de María Dolores de Cospedal "fue más allá con ese castigo y reguló para sus funcionarios condiciones más gravosas". Así, los docentes y sanitarios en situación de incapacidad temporal por contingencias comunes no perciben retribución alguna en los tres primeros días de su baja, solo un 60 % de la retribuciones del 4º al 10º día y el 75 % del 11º al 20º día.

Los sindicatos recuerdan que "tras 6 años con esta injusta medida, la disposición adicional quincuagésima cuarta de la Ley 6/2018, de 3 de julio, de Presupuestos Generales del Estado para el año 2018, dispone que cada Administración Pública podrá determinar, previa negociación colectiva, las retribuciones a percibir por el personal a su servicio o al de los organismos y entidades públicas dependientes, en situación de incapacidad temporal, lo que ha supuesto que todas las comunidades autónomas, incluidas las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla, hayan regulado las situaciones de incapacidad temporal de sus funcionarios públicos, para percibir el 100 % de las retribuciones desde el primer día de baja".

Por ello, la Federación de Sindicatos de Educación y Sanidad exige "el cese de esta injusta y discriminatoria medida, pues no se puede tratar de forma desigual a los docentes y sanitarios por el mero hecho de trabajar en Castilla-La Mancha, y solicita al Gobierno regional la regulación del fin de la deducción de haberes en situaciones de baja médica".

COMPARTIR: