OPERACIÓN DE LA POLICÍA NACIONAL

Desarticulada en un pueblo de Toledo una banda que distribuía cocaína en toda España

Imagen de archivo Imagen de archivo

La Policía Nacional ha desarticulado un grupo criminal, asentado en Seseña (Toledo), dedicado a la distribución de cocaína por todo el territorio nacional utilizando vehículos caleteados, y ha logrado incautar más de ocho kilos de estupefaciente y detener a seis integrantes.

Los detenidos guardaban relación de parentesco entre ellos y empleaban distintos domicilios dentro de una misma urbanización, ubicada en Seseña, para evitar actuaciones policiales, ha informado este lunes la Policía Nacional.

La investigación se inició durante el pasado mes de agosto de 2020 cuando los agentes tuvieron conocimiento de que un varón podría estar suministrando cocaína a diversos puntos del territorio nacional.

Tras varias averiguaciones comprobaron que este individuo no actuaba solo sino que, junto con varios de sus familiares, formarían un grupo criminal asentado en Seseña, que para realizar la actividad ilícita utilizaban varios domicilios ubicados en la misma urbanización.

Un integrante en Pontevedra

A principios de este pasado mes de diciembre los agentes lograron interceptar el vehículo que utilizaban para el transporte del estupefaciente cuando iban a proveer a otro de los integrantes asentado en la localidad de Lalín (Pontevedra).

Los policías comprobaron que en el espacio habilitado para el airbag del copiloto ocultaban unos 500 gramos de cocaína y que para acceder a este habitáculo, conocido como caleta, habría que accionar varios elementos electrónicos del turismo que permitirían la apertura de dicho espacio.

En los cuatro registros realizados –tres en Seseña y uno en Lalín- se han incautado ocho kilos de cocaína, 13 envases con precursores para adulterar la droga, más de 3.000 euros en efectivo, diez teléfonos móviles, tres vehículos, 4 relojes de alta gama y numerosos elementos para la venta de estupefaciente.

Los seis detenidos han pasado a disposición de la autoridad judicial como presuntos responsables de un delito de tráfico de drogas y pertenencia a organización criminal.

Compartir