"CASA ZOQUEO"

Cáritas inaugura en Toledo un nuevo alojamiento para familias en extrema vulnerabilidad

Con la bendición por parte del arzobispo de Toledo, don Francisco Cerro Chaves, se ha inaugurado este jueves en Toledo la “Casa Zaqueo”, alojamiento de urgencia para familias en extrema vulnerabilidad, acompañadas por Cáritas Diocesana de Toledo, dentro del Programa Cáritas Integra. 

Esta vivienda ha sido cedida a la entidad por don Enrique Carrillo, canónigo de la Catedral Primada, para poder dar cobijo a muchas familias, y ha sido restaurada durante tres meses por los alumnos del Taller Polimantenedor de Edificios de Cáritas.

Don Francisco, en su intervención ante los medios de comunicación, ha recordado que “la Iglesia, como Madre, acoge a los más necesitados, porque gracias a Dios el único amor que no entra en crisis es el amor de una Madre que siempre quiere a sus hijos. Y es aquí donde especialmente está la Iglesia, donde está Cáritas, acompañando y acogiendo a todas las familias”. Además, ha dado las gracias a don Enrique Carrillo por esta donación que permitirá acompañar y ayudar a tantas familias.

Por su parte, la coordinadora del Área de Inclusión, Paloma Martín de Vidales, ha explicado que la “Casa Zaqueo” es un alojamiento de urgencia para personas o familias en extrema vulnerabilidad, que por determinadas circunstancias se encuentran en situación de calle y que han agotado todos los recursos para tener una vivienda.

Esta vivienda cuenta con seis habitaciones (una de ellas será de extrema urgencia), amplias y perfectamente acondicionadas para acoger cada habitación a una familia (matrimonio y varios hijos), y además dispone de dos salas de estar, cocina, cuatro baños, dos offices, zona de lavadero, despensas y dos patios interiores. 

Según ha manifestado Paloma Martín de Vidales, el tiempo de estancia dependerá de la situación de cada una de ellas y de cómo se desenvuelvan para encontrar una vivienda, pero la media será de tres meses, salvo la vivienda de extrema urgencia que será de tres días. “En estos meses las familias tienen una estabilidad en el alojamiento, lo que permite también pararse y comenzar la búsqueda de una vivienda y de un empleo, porque a veces la angustia por no tener dónde ir les paraliza y les impide buscar soluciones”, ha señalado la coordinadora del Área de Inclusión. 

Dentro de esta Área Cáritas cuenta ya con cuatro alojamientos de urgencia en Toledo. En 2019 acompañó de forma integral en los alojamientos de urgencia a 40 familias, financiándose con fondos propios de Cáritas. En lo que llevamos de año 2020 ha acompañado a 35 familias de extrema vulnerabilidad. Todas las familias reciben un seguimiento continuo por parte de las educadoras y trabajadoras sociales de Cáritas, estableciéndose en estos momentos un protocolo covid y también de convivencia familiar. Además con todas las familias se inicia un proyecto de intervención de las necesidades individuales y de búsqueda de empleo y vivienda.

 

Compartir