CRITICAN LA INACCIÓN DE LA DIPUTACIÓN

Convivir 24 horas con positivos por covid: grave denuncia sanitaria de los bomberos de Cuenca

El Comité de Empresa de los bomberos de la Diputación Provincial de Cuenca ha denunciado el "incumplimiento de los protocolos de Sanidad en varios casos positivos de Covid-19, confirmados por PCR, sufridos por bomberos de los parques de Motilla y Tarancón sin que sus responsables adoptaran ninguna medida para detectar, informar, aislar y diagnosticar a sus contactos estrechos, que siguieron trabajando con normalidad".

"Exigimos que se determinen y depuren responsabilidades, porque se ha atentado gravemente contra la salud de los trabajadores y de sus familias y contra la salud pública", asegura Mariano Polo, presidente del Comité. "Nos hemos pasado toda la pandemia sin un procedimiento de actuación específico ante un positivo por coronavirus entre los bomberos. En ningún momento se ha difundido ninguna comunicación interna con las medidas que se deben aplicar en los parques de bomberos de la provincia si uno de los profesionales se contagia. Pero es que ni siquiera se cumplen los protocolos genéricos establecidos por el Ministerio de Sanidad", asegura.

Ya a finales de mayo, según el relato de Polo, dos bomberos comunicaron a los delegados de prevención que se habían hecho una prueba PCR y que el resultado había sido positivo por coronavirus. "Estos compañeros habían estado trabajando desde el 20 de mayo y compartiendo espacios con otros bomberos que estuvieron trabajando en sus mismos turnos. Nadie se puso en contacto con ellos para informarles de su condición de contactos estrechos, ni se les sometió a cuarentena, ni se les hizo una prueba PCR para descartar un posible contagio. Siguieron desarrollando su trabajo con normalidad, con guardias completas de 24 horas e intervenciones en la calle, lo que supuso un riesgo no sólo para ellos y sus familias sino también para la ciudadanía", señala.

"Ahora, en octubre y noviembre, ha habido otros tres positivos, dos en el parque de Motilla y otro en el de Tarancón. En los primeros casos no se puso en marcha en ningún momento el protocolo que exige el ministerio de Sanidad, ni se realizaron PCR a ninguno de los compañeros que estuvieron en contacto con ellos. En el tercer caso, el 9 de noviembre, uno de los bomberos del parque de Motilla comunicó al jefe de servicio que, tras encontrarse mal y tener varios síntomas compatibles con el coronavirus, se había hecho una PCR y que el resultado de había sido positivo. Tampoco en este caso se estableció ningún protocolo ni se avisó al Servicio de Prevención. Ningún bombero de los tres con los que había compartido dormitorio, comedor y estancia durante 24 horas fue informado por parte de Diputación del positivo de su compañero, con grave riesgo para los trabajadores y sus familias", denuncia Polo.

Por último, desde el Comité de Empresa aseguran que "se está incurriendo en graves irresponsabilidades" y denuncian que "la gestión preventiva ante el riesgo de covid-19 en el servicio provincial de bomberos está siendo caótica o totalmente inexistente".

Compartir