SERÁ A PRINCIPIOS DE 2021

Guadalajara pone fecha a la primera fase de restauración del Alcázar Real

Las obras de restauración del Alcázar Real de Guadalajara comenzarán al inicio de 2021, una vez que el Gobierno de España ya ha hecho efectiva la subvención del 1,5 % cultural con el que se financiará parte del proyecto, cuya inversión asciende prácticamente al millón de euros. 

Se trata de una primera fase recogida en el Plan Director de Restauración y puesta en Valor del Alcázar cuyo objetivo primordial es el que consolidar los muros y toda la zona que apoya sobre la ladera del barranco de El Alamín y que queda descalza en algunos puntos con el peligro de deterioro que ello supone. 

Serán trabajos en los muros, las partes de muralla, la fachada y la zona abovedada de las caballerizas, además de la conexión peatonal de la travesía de Madrid con el propio barranco de El Alamín, que permitirá una mejor integración de este Bien de Interés Cultural con el conjunto de la ciudad. 

Este martes, el Alcázar Real ha recibido la visita del alcalde de la ciudad, Alberto Rojo, y del delegado del Gobierno de España en Castilla-La Mancha, Francisco Tierraseca, acompañados del primer teniente de alcalde y responsable del Área de Urbanismo, Rafael Pérez; de la segunda teniente de alcalde y responsable del Área de Patrimonio Histórico, Sara Simón y de la subdelegada del Gobierno en Guadalajara, Mercedes Gómez. 

Rojo ha confirmado que el Gobierno de España ya ha transferido los fondos al Ayuntamiento después de algunas complicaciones que quedaron resueltas tras la reunión mantenida el pasado mes de octubre en el Consistorio con el secretario de Agenda Urbana del Gobierno de España, David Lucas.

En una atención a medios de comunicación durante la visita, el alcalde ha informado de que las obras podrán comenzar al inicio de 2021 y servirán, ha explicado, para poder empezar a “poner en valor esta instalación tan desconocida para la ciudad a la vez que con una historia muy importante”. 

En este sentido Rojo ha confirmado el interés del Gobierno municipal por invertir en el Alcázar porque “creemos que esta joya debe ser un activo turístico y cultural importantísimo como parte de nuestro patrimonio histórico y les anuncio que el Ayuntamiento volverá a solicitar el 1,5% cultural para ejecutar una segunda fase”.

De hecho, el alcalde ha informado de que desde el pasado 30 de noviembre el Ayuntamiento ejecuta, gracias al Plan de Empleo Regional, una labor de limpieza y desbroce integral. “Aquí no se ha hecho absolutamente nada desde 2008 y este Gobierno no solo inicia la restauración, sino que ya ha solicitado el permiso para la actuación preventiva en los muros anexos al Cuartel Militar de San Carlos que permita retirar las vallas instaladas en 2017. Porque algunos pusieron las vallas y se cruzaron de brazos”, ha señalado.

En esta misma línea se expresaba el primer teniente de alcalde, Rafael Pérez, que después de alertar del “desastre” al que se dirigía el Alcázar apuntaba a la “necesidad de seguir avanzando en el desbloqueo de proyectos importantes para la ciudad, no solo por el valor pasado desde el punto de vista de la historia sino como un valor de futuro

Los trabajos de restauración correspondientes a la primera fase de restauración del Alcázar Real han sido adjudicados a la UTE formada por la Compañía Internacional de Construcción y Diseño S.A. y a Ortiz Construcciones y Proyectos SA con un importe de 1.006.517,66 euros, IVA incluido. 831.838.99 euros corresponden a la subvención estatal y 274.678,67 euros a la aportación del Ayuntamiento. 

Soluciones para el nudo de Cuatro Caminos

La visita al Alcázar Real se producía después de que el alcalde recibiese al delegado del Gobierno de España en el Ayuntamiento, donde han celebrado una reunión de trabajo con los mismos asistentes.

El encuentro ha servido para abordar cuestiones como la seguridad ciudadana y la estrecha colaboración entre los Cuerpos de Seguridad nacionales y locales; las reivindicaciones del Ayuntamiento en torno al servicio de Cercanías, la estación de tren y los servicios AVE; la liberalización de la R2 a su paso por la ciudad y acciones encaminadas a mejorar nuestra movilidad o a conservar nuestro patrimonio. 

Uno de los asuntos fundamentales ha sido el relacionado con el nudo de Cuatro Caminos y toda la movilidad del entorno. El alcalde de Guadalajara ha expresado que “la ciudad seguirá atenta la evolución del proyecto de desdoblamiento de la N320 y exigirá que no se pare” pero apuntaba a la necesidad de avanzar en otras actuaciones, después de recodar que el consistorio ya ha realizado tres obras importantes para la descongestión como son el segundo acceso al hospital, el carril de aceleración de la calle de San Agustín y el nuevo ramal de incorporación a la Plaza de Europa. 

“Antes de que finalice la legislatura Cuatro Caminos debe contar una solución para el tránsito peatonal y estamos valorando distintas medidas que tienen que ver con proyectos como la Ronda Este de Guadalajara que conecte la N-320 con la A2 desde el viaducto del Sotillo o la apertura de la rotonda del Quijote a la misma autovía A2 con un nuevo carril de aceleración”, ha dicho el alcalde. 

Por su parte, Rafael Pérez se refería a que al margen de Cuatro Caminos, la ciudad debe resolver en su conjunto  “la forma en que se circula en todos sus accesos” y también a las peticiones de la ciudad tanto a RENFE como a ADIF para mejorar nuestra estación ferroviaria. 

“El entorno de RENFE constituye un eje que apunta directamente al que será el nuevo campus universitario. Tenemos que darle una solución conjunta para eliminar los peligros que tiene ese nudo y potenciar la accesibilidad y mejora de la actual estación”, ha concluido. 

Compartir