CASTILLA-LA MANCHA CONTARÁ CON 128 EDILES MENOS EN LOS AYUNTAMIENTOS

Toledo y Cuenca serán las provincias que más concejales pierdan la próxima legislatura

Castilla-la Mancha perderá previsiblemente 128 concejales la próxima legislatura tras las elecciones del 26 de mayo, toda vez que el registro del padrón municipal de 2018 ha quedado cerrado con su publicación en el Instituto Nacional de Estadística (INE) estos días.

Según la consulta realizada por Europa Press, en total serían 63 los municipios que verían reducida su representación municipal, y sólo seis, todos ellos en la provincia de Guadalajara, verían un incremento de ediles.

El número de concejales de cada municipio está determinado por su población, de acuerdo con la última cifra de población de cada municipio publicada por el Gobierno.

Para las elecciones del 26 de mayo, se tendrían en cuenta las cifras de población resultantes del Padrón Municipal referidos a 1 de enero de 2018, publicadas recientemente por el INE pero aún no por el Gobierno.

Por otro lado, el número de concejales de cada municipio está regulado por el artículo 179 de Ley Orgánica de Régimen Electoral General, que estipula que cada término municipal constituye una circunscripción en la que se elige el número de concejales según una determinada escala.

Así, pueblos de hasta 100 residentes tendrán 3 concejales; de 101 a 250 tendrían derecho a cinco; de 251 a 1.000 un total de 7; de 1.001 a 2.000 nueve munícipes; de 2.001 a 5.000, 11; de 5.001 a 10.000 trece escaños; de 10.001 a 20.000 un total de 17; de 20.001 a 50.000 contarán con 21 representantes; de 50.001 a 100.000, 25; y de 100.001 en adelante, un concejal más por cada 100.000 residentes o fracción, añadiéndose uno más cuando el resultado sea un número par, según la misma ley, algo que en la región sólo le ocurre a Albacete.

Según los datos del INE consultados por Europa Press en virtud del Padrón oficial y comparando con los guarismos de 2014, el resultado arroja una pérdida de 128 concejales en toda la región, estando a la cabeza las provincias de Cuenca (44 ediles menos) y Toledo (34 menos), siendo Albacete la que menos perdería (restaría seis ediles).

La provincia de Ciudad Real sería la tercera que más concejales pierde el próximo 26 de mayo, con un total de 26 ediles menos, y el cuarto lugar lo ocuparía Guadalajara, con 18 menos.

En esta provincia, además, se registran los únicos municipios que verían incrementada su representación la próxima legislatura, siendo seis los ayuntamientos que ganarán concejales, si bien de cara al cómputo global seguiría perdiendo representación.

La despoblación, causa principal

Hasta 22 municipios de Cuenca perderían ediles. La despoblación en zonas rurales de la provincia se verá reflejada en las próximas elecciones del 26 de mayo, y en este territorio decaerían hasta 44 concejales en 22 municipios.

La mayor pérdida se registraría en Belmonte, al pasar de los 2.033 censados en 2014 a los 1.398 de 2018, que conllevará pasar de los 11 concejales actuales a 9.

Priego mermaría su representación desde los 9 ediles hasta los 7, bajando de los mil habitantes empadronados.

El resto de ayuntamientos de Cuenca que verían afectado su número de concejales son Zarza de Tajo, Cañada del Hoyo, Fuentelespino de Haro, Almendros, Canalejas del Arroyo, Villas de la Ventosa, Santa Cruz de Moya, El Valle de Altomira, La Pesquera y Villar del Humo, que bajarían de 7 representantes a 5.

Se quedarían con tres concejales los ayuntameintos de Vellisca, Alconchel de la Estrella, Atalaya del Cañavate, La Peraleja, Alcalá de la Vega, Uña, Huélamo, Buenache de la Sierra, Villalgordo del Marquesado y, por último, Villar y Velasco.

Otros municipios como Villalpardo, San Lorenzo de la Parrilla, Las Majadas o Fuentelespino de Moya se mantendrán con el mismo número de concejales la próxima legislatura, que su pérdida de empadronados casi desciende de los que marca la escala anterior para perder representación.

Toledo, 34 menos

La segunda provincia que vería reducida su representación municipal sería Toledo, con un total de 34 concejales menos de 11 ayuntamientos.

En Mora y Villacañas se pasaría de 17 ediles a 13 al descender su padrón por debajo de los 10.000 habitantes.

Villafranca de los Caballeros y Miguel Esteban bajan de 13 a 11 concejales con una población inferior a los 5.000 empadronados.

A 9 concejales por ayuntamiento bajan los municipios de Tembleque, El Carpio de Tajo, El Toboso y El Casar de Escalona.

A 7 ediles sólo bajaría El Real de San Vicente mientras que a 5 representantes descenderían Cabañas de Yepes, La Estrella, Torrecilla de la Jara, Las Ventas de San Julián y Torralba de Oropesa. Por último, Sartajada descendería de 5 a 3 concejales.

Bargas, Añover de Tajo o Quero entre otros son ayuntamientos que se han visto cerca de bajar de la escala para ver reducida su corporación municipal.

Puertollano y Ciudad Real perderían cuatro concejales

Puertollano, en Ciudad Real, perdería cuatro concejales. Ciudad Real ocuparía la tercera posición en el ranking de localidades que verían sus corporaciones municipales reducidas.

La bajada de empadronados de 50.608 en 2014 a 47.881 en 2018 podría suponer también una merma en su Pleno, pasando de los 25 ediles actuales a los 21.

También perdería 4 concejales hasta los 13 la localidad de Villarrubia de los Ojos, al situarse su población a fecha 1 de enero de 2018 por debajo de los 10.000 habitantes. De 11 ediles a 9 pasarían los ayuntamientos de Castellar de Santiago y Villahermosa.

De los 9 ediles actuales a los 7 pasarían los ayuntamientos de Cózar, Alhambra, Brazatortas y Retuerta del Bullaque, y bajarían hasta los 5 concejales los municipios de Navas de Estena y Fuenllana.

Por último, se quedaría con 3 representantes el Ayuntamiento de Cañada de Calatrava.

Solo hay crecimiento en Guadalajara

Aunque Guadalajara sería la única provincia de la región con ayuntamientos que incrementaría concejales, no se salva en el cómputo global de perder representación. Bajaría 18 concejales en 16 municipios, mientras que 6 de ellos verán sus Plenos reforzados.

El mayor incremento se produciría en Cabanillas del Campo, que pasaría de 13 a 17 concejales gracias a su ganancia de empadronados desde los 9.811 en 2014 a los 10.123 de 2018. Tórtola de Henares, Torre del Burgo, Alarilla, Pozo de Almoguera y Valdeavellano incrementarían en 2 concejales cada consistorio.

En el otro lado de la balanza se encuentran Albalate de Zorita y Pastrana, que bajarían de 9 a 7 concejales. Maranchón lo haría de 7 a 5, y los consistorios de Renera, Romanones, Riba de Saelices, Casa de Uceda, Tordesilos, Chillarón del Rey, Ledanza, Henche, Moratilla de los Meleros, La Yunta, Fuentelsaz, Mirabueno y Fuencemillán lo harán a 3 ediles por corporación.

La provincia de Albacete es la que menos pierde

Por último, la provincia de Albacete sería la que menos representación municipal perdería, con 6 concejales menos. Estos se producirían en los ayuntamientos de Letur, que pasaría de 9 a 7 ediles, y Villatoya y Montalvos, que bajarían de 5 a 3.

El ayuntamiento de Caudete registró a fecha 1 de enero de 2018 un total de 10.003 empadronados, situándose muy cerca de ver reducida su corporación de 17 a 15.

Ontur, Bonete o La Recueja, entre otros, son municipios que también se verían cerca de perder escaños pero que finalmente no lo haría.

En total, en las próximas elecciones del 26 de mayo se podría votar para elegir hasta un total de 6.379 concejales, frente a los 6.515 que fueron elegidos en 2015.

Estos datos son una aproximación y no serán oficiales hasta que la Junta Electoral Central haga público el número de concejales que se elegirán en cada ayuntamiento.

COMPARTIR: