LA COMPRA DE LAS ISLAS DEL TAJO, PARALIZADA

Tita García provoca la primera decepción como alcaldesa de Talavera: comunicado ecologista

Agustina García, alcaldesa de Talavera
Agustina García, alcaldesa de Talavera

La agrupación ecologista 'Ardeidas' ha lamentado este viernes que el nuevo equipo de gobierno del Ayuntamiento de Talavera de la Reina no quiera mantener el acuerdo al que llegó el anterior Gobierno local del PP, para comprar dos islas del río Tajo.

En nota de prensa, el colectivo conservacionista ha señalado que la adquisición de ambos islotes es fundamental para el desarrollo del proyecto 'Cuando el río suena', centrado en mejorar todo el entorno del río a su paso por Talavera.

Ardeidas ha remarcado que la compra de las islas es fundamental para demandar a la Confederación Hidrográfica del Tajo (CHT) la puesta en marcha de esta iniciativa, fruto de un concurso internacional de ideas realizado en el año 2016.

Y ha advertido que si el Ayuntamiento de Talavera no es el propietario de los terrenos, prácticamente desaparecerían las posibilidades de impulsar un proyecto que contempla labores de adecuación, reforestación y construcción de una pasarela peatonal entre las islas y el parque de 'Los Sifones'.

Del mismo modo, han precisado que tampoco se podría recuperar el antiguo edificio de Hidroeléctrica que hay junto al Puente Viejo y quedarían mermadas las posibilidades de realizar en la ciudad una propuesta global de desarrollo turístico.

La asociación ecologista ha subrayado que 'Cuando el río suena' debería de ser una de las demandas prioritarias del Gobierno local, ya que, a su parecer, abriría "un nuevo horizonte" tanto para el río como para la propia ciudad.

Asimismo, ha aseverado que daría fuerza al Ayuntamiento a la hora de demandar al Gobierno central y a la CHT caudales ecológicos, eliminación de algas, construcción de canales y, especialmente, el fin del trasvase Tajo-Segura.

Los ecologistas han apuntado que el desarrollo del proyecto y la posesión de las dos islas posibilitarían mermar de manera considerable uno de los problemas que más afecta a las riberas en verano, la plaga de mosquitos.

Por otra parte, han expresando su malestar por la decisión del Consistorio de acabar con los insectos a través de la fumigación porque, a su juicio, esto significaría "envenenar" el medio ambiente y a las aves que se alimentan de los mosquitos.

COMPARTIR: