EL EJECUTIVO CENTRAL MARCA DISTANCIAS CON LOS BARONES SOCIALISTAS

La ministra portavoz del Gobierno de Sánchez se desmarca de la propuesta de Page que tanto revuelo ha montado

Emiliano García-Page, presidente de Castilla-La Mancha, en una imagen reciente. Foto: Óscar Huertas
Emiliano García-Page, presidente de Castilla-La Mancha, en una imagen reciente. Foto: Óscar Huertas

La ministra portavoz del Gobierno, Isabel Celáa, se ha desligado este jueves de los planteamientos realizados por algunos barones socialistas de abrir la puerta a la ilegalización de los partidos independentistas. "Son sus reflexiones", ha dicho.

En los pasillos del Congreso, Celáa ha mostrado su respeto por las propuestas lanzadas por los presidentes de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, y de Aragón, Javier Lambán, quienes no descartan reformas en el futuro para ilegalizar a fuerzas que van contra la unidad de España.

Page lo justifica en que el independentismo no puede beneficiarse de un sistema constitucional que "socavan abiertamente". "La democracia tiene derecho a defenderse de sus enemigos", ha comentado, de su lado, Lambán.

Sin embargo, el Ejecutivo de Pedro Sánchez, por boca de su portavoz y ministra de Educación, ha rechazado pronunciarse sobre esos planteamiento y tan sólo se ha limitado a comentar que "son sus reflexiones".

Reacción de ERC

Por su parte, el portavoz de Esquerra Republicana (ERC) en el Congreso, Joan Tardà, considera una "locura" que algunos barones socialistas estén plantean ilegalizar en un futuro partidos independentistas en Cataluña. "Si se creen que así van a resolver algo, están equivocados", ha dicho.

Tardà ha replicado así, en los pasillos de la Cámara Baja, a las propuestas que los presidentes socialistas de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, y de Aragón, Javier Lambán, de abrir la puerta a ilegalizar a las fuerzas secesionistas catalanas para que no puedan beneficiarse de un sistema constitucional que "socavan abiertamente".

El independentista catalán defiende que en el año 2018 alguien pida la ilegalización de partidos democráticos como el suyo no es sólo una "locura" sino que, además, pone en evidencia una democracia de "muy poca calidad". "Si se creen que así van a resolver algo o a seducir a Cataluña, están tan equivocados... Me parece que lo que van a hacer así es dinamitar y hacer sufrir a la misma democracia española", ha apuntado Tardá.

En concreto, ha dirigido sus críticas al presidente castellano-manchego, al que ha acusado de haber hecho un "muy mal servicio" a su partido porque, a su juicio, "ha prostituido incluso aquellos principios democráticos que se supone que tiene".

COMPARTIR: