PIDEN EL AUMENTO DE PRUEBAS

Residencias de Castilla-La Mancha se sitúan en "el mismo escenario" de marzo y abril

Los contagios en las residencias de mayores siguen aumentando y son ya los lugares donde se producen los brotes de mayor tamaño, algunos con un centenar de casos. En los centros, el avance del virus se vive con "tensa calma" y reclaman más test y criterios comunes que eviten caer "en los mismos errores".

Los últimos datos alertan: en los últimos siete días se han registrado 134 brotes con 2.326 con una media de 17,4 casos por brote. Eso significa un 27 por ciento más que hace una semana, cuando se contabilizaron 99 brotes en residencias de mayores.

La ministra de Defensa, Margarita Robles, ha reconocido este viernes la preocupación del Gobierno: "Hemos tenido que hacer más de diez desinfecciones diarias en algunas residencias de toda España. No nos puede volver a pasar lo mismo. Los mayores tienen que ser un punto de preocupación muy especial".

Las organizaciones empresariales de centros residenciales han reconocido a Efe que aunque esas cifras están aún lejos de las registradas en marzo, se vive una "tensa calma". Ahora disponen de material de protección, pero expresan su preocupación por la falta de criterios comunes y reclaman test de antígenos y cribajes frecuentes para sus trabajadores.

Según han comentado, en algunas residencias de mayores de Talavera de la Reina, Olías del Rey o Bargas (Toledo), en Castilla-La Mancha, los datos ya vuelven a situarlas en "el mismo escenario" de marzo y abril. En la residencia "Prado de San Gregorio", también de la toledana localidad de Sonseca, han fallecido seis personas y más de medio centenar están afectados.

Piden pruebas semanales

"No hay problema en el acceso a EPI, eso debería reducir el impacto en residencias, pero eso no es suficiente; nos preocupa muchísimo que no hay criterios claros en la realización de pruebas de detección", ha asegurado el secretario general de Lares, Juan José García Ferrer.

Tanto las patronales de las residencias privadas (Ceaps y Aeste) como la organización que agrupa a entidades sin ánimo de lucro (Lares) plantean la urgencia de realizar pruebas de detección periódicas en los centros, hacer test de antígenos y cribajes cada semana o diez días a sus trabajadores.

Para el Círculo Empresarial de Atención a las Personas (Ceaps) debe ponerse en marcha de "manera urgente" un programa que ofrezca esos test a las residencias, porque son una herramienta que da "autogestión y rapidez" para detectar casos positivos.

Su presidenta, Cinta Pascual, opina que "dentro de un mes o dos ya no tendrá sentido". Y propone establecer un sistema, como hacen algunos hospitales, "en los que los lunes todo el personal pase el test y en 15 minutos lo tienes".

"No se puede perder más tiempo en hablar, deben suministrarlos ya, en plena segunda oleada de la pandemia es cuando se necesitan". "Empiezan a dispararse los contagios", ha advertido.

Compartir