15 de noviembre de 2019
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google+
Buscar
Publicidad Suscripción al boletín

PIDEN PARA ELLA SIETE AÑOS DE PRISIÓN

La acusada del homicidio de El Casar se defiende: "Lo apuñalé porque creía que me mataba"

La joven del municipio de El Casar (Guadalajara), acusada del homicidio de su pareja en septiembre de 2018 y por el que piden una pena de 7 años de prisión, ha declarado este viernes que lo apuñaló en defensa propia porque pensaba que le mataba.

Así lo ha señalado en su declaración en la primera vista del juicio que ha comenzado este viernes en la Audiencia provincia de Guadalajara y que ha arrancado tras ser elegido y constituido el Tribunal del Jurado, que será quien determine la culpabilidad o inocencia de la acusada.

Los hechos por los que se juzga a esta mujer ocurrieron en septiembre de 2018, cuando la mujer apuñaló -tras una discusión- a su pareja, con la que tenía una relación intermitente y él tenía una orden de alejamiento de la chica, aunque ambos vivían juntos, según el escrito de la Fiscalía.

Unos hechos por los que la Fiscalía pide 7 años de prisión, aunque su defensa pide la absolución al considerar el eximente completo de defensa propia, además de otros eximentes y atenuantes como la embriaguez, el auxilio prestado o el miedo insuperable.

La acusada ha reconocido que causó la muerte de este hombre en septiembre de 2018 pero ha señalado que en ningún momento fue su intención y que le clavó el cuchillo en legítima defensa porque le estaba ahogando y pensaba que la mataba.

A preguntas del Ministerio Fiscal, la acusada ha explicado que, en el momento de los hechos, la víctima y ella no eran pareja y también que había sido condenado por delitos de malos tratos en el ámbito familiar contra su persona, motivo por el que había tenido una orden de alejamiento de ella que ya no estaba en vigor.

La acusada ha relatado que la noche de los hechos no salieron juntos, sino que se encontraron en las fiestas patronales del municipio cuando ella estaba con sus hermanas y en un momento de la noche comenzó una discusión a raíz de que el acusado pensaba que ella mantenía relaciones con otras personas.

Esto motivó que la acusada le planteara romper toda relación existente con la víctima y que se llevara sus cosas de la casa donde ambos habían convivido y ahora habitaba ella, momento en el que se dirigieron hasta el chalé con dicho objetivo.

Allí, y según ha relatado la acusada, la víctima la arrebató las llaves, cerró las puerta y comenzó a pegarle e insultarle, momento en el que ella se defendió y se inició una pelea entre ambos forcejeando por toda la casa.

"Me intentaba ahogar todo el rato", ha señalado la acusada quien ha indicado que, en un momento de la refriega, logró zafarse y fue a la cocina para coger un cuchillo con el que le amenazó y le dijo que "no podía más", clavó el cuchillo en un colchón y se marchó huyendo a casa de sus padres, que vivían a unos cien metros del lugar, para pedir auxilio.

Ha relatado que cuando estaba llamando al timbre se dio cuenta que tenía "encima" a la víctima que "llevaba el cuchillo en la mano derecha envuelto en un polo".

"No discutimos, no me dio tiempo. Me estampa contra el coche asfixiándome", ha explicado y ha añadido que forcejeó con él quitándole el cuchillo y se lo clavó porque temía por su vida ese día debido a que le vio especialmente violento.

"En ese momento me dijo: 'Me has matado'", ha explicado la acusada, pero ha afirmado que ella no fue consciente de dónde se lo había clavado y que su reacción fue sacarle el cuchillo y auxiliarle, para lo que, con la ayuda de un vecino que estaba allí, le llevó en su coche, todavía vivo, al centro de salud de El Casar donde no pudieron hacer nada por su vida.

La acusada ha negado, como dice el fiscal porque ella lo declaró previamente, que ella llevara el cuchillo, mientras que su defensa ha señalado que no tendría sentido salir huyendo y llamar a sus padres para pedir auxilio si su intención era causarle un daño.

COMPARTIR: