PARA QUE NO ASUMAN RIESGOS INNECESARIOS

CSIF pide más teletrabajo para los empleados públicos de la Junta de Castilla-La Mancha

El sindicato CSIF ha reclamado este lunes al Gobierno regional el desarrollo del teletrabajo en la Administración autonómica, y que adopte medidas organizativas y preventivas con el objetivo de minimizar los riesgos de contagio de COVID-19 entre el personal de la Junta de Comunidades.

En una nota de prensa, CSIF ha argumentado que la actual situación de segunda ola dela pandemia y la declaración del estado de alarma, hacen necesario incidir en el teletrabajo, como también lo aconsejan las nuevas evidencias de transmisión del virus SARS-CoV-2 a través de los aerosoles producidos al respirar, sobre todo en espacios cerrados.

El presidente del Sector de Administración General de la Comunidad Autónoma (AGCA) de CSIF Castilla-La Mancha, Joaquín Sánchez, ha considerado que "deben ampliarse las concesiones de trabajo no presencial a los trabajadores de la Junta cuyas funciones lo permitan y voluntariamente así lo soliciten", con especial atención a "aquellos empleados públicos encuadrados en el colectivo de vulnerabilidad".

Asimismo, Sánchez ha advertido que la Dirección General de Función Pública "aún no se ha planteado cómo abordar la nueva regulación implantada por el Ministerio de Política Territorial desde el pasado mes de septiembre y se ampara en el Decreto 57/2013, el cual es obsoleto y muy restrictivo al mantener muchas limitaciones para los empleados públicos de Castilla-La Mancha".

Y ha aseverado que "realmente, la Junta regula el teletrabajo a muy pocos trabajadores con una arbitrariedad muy poco aconsejable", por lo que ha defendido la necesidad de que "cambien su postura de forma radical y más en las actuales circunstancias".

Evitar la masificación

Sánchez ha abogado por que se proporcionen a los trabajadores "las conexiones VPN necesarias y los medios naturales para que puedan desarrollar su trabajo desde casa", así como que se establezcan los turnos de trabajo necesarios para que la presencia física en los centros sea del 50 por ciento.

De esta forma, se reducirá la ocupación simultánea de las salas y servicios, lo que constituye "un instrumento realmente eficaz para evitar contagios entre compañeros y los correspondientes confinamientos domiciliarios que generan", ha añadido.

En este sentido, Sánchez ha aseverado que aunque se cumplan las medidas de distancia de seguridad y haya mamparas separadoras donde no se alcanza los 1,5 metros, "las cifras de contagio actuales indican que no es suficiente, más aún en las fechas venideras con los problemas de ventilación que surgirán por la bajada de temperaturas".

Sánchez ha señalado que "hasta las organizaciones más pequeñas se han adaptado a las circunstancias y tienen sus empleados trabajando desde casa", y que "es una realidad que el trabajo no presencial nos tiene que acompañar al menos hasta que el coronavirus emprenda su retirada porque este virus no entiende de desarrollo de decretos de teletrabajo, es el momento de que la Administración regional se modernice de una vez por todas".

Compartir