Y LEVANTAR EL CIERRE PERIMETRAL LAS FECHAS MÁS SEÑALADAS

Castilla-La Mancha pedirá que hasta diez personas puedan reunirse al menos hasta la una en Nochebuena y Nochevieja

Blanca Fernández, portavoz del Gobierno de Castilla-La Mancha (Ó. HUERTAS) Blanca Fernández, portavoz del Gobierno de Castilla-La Mancha (Ó. HUERTAS)

Fronteras regionales abiertas para que las familias puedan estar juntas, reuniones con un máximo de diez personas y atrasar el toque de queda nocturno hasta al menos la una de la madrugada. Son las propuestas que esta tarde planteará Castilla-La Mancha para Nochebuena y Nochevieja en el Consejo Interterritorial de Salud, donde se espera que el Gobierno de España y las comunidades autónomas acuerden un marco común de actuación, o al menos un escenario de mínimos, para gestionar el control de la pandemia durante la inminente Navidad. 

Castilla-La Mancha planteará este miércoles por la tarde durante la reunión del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud que, al menos en Nochebuena y Nochevieja, hasta diez personas se puedan reunir para celebrar estas fechas "tan entrañables", aumentando así el límite de seis propuesto por el Gobierno de España en un primer borrador filtrado hace unos días.

Además, la portavoz del Ejecutivo castellano-manchego, Blanca Fernández, ha explicado, a preguntas de los periodistas durante una rueda de prensa, que la intención del Gobierno regional es dejar sin efecto el confinamiento perimetral de la comunidad autónoma durante los días más señalados de la Navidad, Nochebuena y Nochevieja, "para que pueda venir la familia que es de Castilla-La Mancha pero que vive fuera".

"Llevamos un borrador abierto con la intención de abrir un poquito la mano en las reuniones familiares y que, al menos en Nochebuena y en Nochevieja, se puedan reunir hasta diez de ellos, sin incluir a las familias convivientes que superen ese número", ha asegurado Fernández, que también ha adelantado que Castilla-La Mancha planteará esta tarde retrasar el toque de queda nocturno "hasta la una o la una y media de la madrugada" los días 24 y 31 de diciembre.

"Quiero que esto se tome como una posibilidad y no como una certeza, ya que se va a debatir esta tarde en el seno del Consejo Interterritorial", ha aclarado la portavoz, que en todo caso ha recordado que, pese a que la intención es "facilitar a las familias que se puedan reunir", lo hagan siempre "con cuidado y con contención". "Por la experiencia en el Puente del Pilar, donde hubo mucha movilidad, sabemos que después nos vino un pico fuerte de contagios y eso es precisamente lo que queremos evitar", ha argumentado Fernández.

"Vamos al Consejo con toda la actitud colaborativa e intentando que las medidas que salgan del seno del mismo sean lo más coherentes posibles en todo el territorio nacional, pero también con la suficiente flexibilidad para adaptarse a la realidad de cada territorio", ha finalizado.

La propuesta castellano-manchega es prácticamente idéntica a la ya avanzada por la Comunidad de Madrid, gobernada por el PP con Isabel Díaz Ayuso en la Presidencia, que defenderá que las reuniones familiares en domicilios sean de un máximo de tres núcleos diferentes de convivientes y diez personas, un toque de queda a la una y media de la madrugada para los días 25 de diciembre y 1 de enero y que se habilite un permiso de salida para los ancianos de las residencias durante tres días y PCR negativa a su reingreso.

Mensaje de optimismo del presidente

Desde Cabanillas del Campo (Guadalajara), el presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page ha insistido en su teoría de que en el corto plazo, quizá esta semana, se logre un acuerdo a nivel nacional para implementar relajación de medidas restrictivas por igual en todo el territorio.

En este escenario, ha pedido "adaptarse" a la sociedad ante una solución científica que "está próxima". "En primavera estaremos distintos, ya notaremos la brisa, hay que desplegar las velas para cuando sople el viento fuerte una vez nos desatemos de la mascarilla", ha indicado.

Compartir