AYUDA A DOMICILIO, CENTROS DE DÍA...

La fase 3 traerá novedades en los servicios sociales de Castilla-La Mancha: se recuperan prestaciones

El Diario Oficial de Castilla-La Mancha ha publicado una resolución, recogida por Europa Press, en la que se especifican las medidas a adoptar en centros y servicios de la Red Pública de Servicios Sociales en relación con la flexibilización de las restricciones establecidas tras la declaración del estado de alarma y en aplicación de las distintas fases del Plan para la transición hacia una nueva normalidad.

Así, en la fase 3, los centros de Servicios Sociales de Atención Primaria estarán operativos para todas las actividades y los profesionales realizarán su trabajo presencial habitual, teniendo en cuenta las medidas de protección y seguridad marcadas por las autoridades sanitarias.

En el caso de la Ayuda a Domicilio, se llevará a cabo la prestación de las actividades habituales, teniendo en cuenta las medidas de protección y seguridad exigidas por la normativa y protocolos aprobados por las autoridades sanitarias en función al nivel de riesgo.

Sobre los centros de personas sin hogar, ya se podrán realizar las actividades habituales del centro y, en su caso, se priorizarán aquellas que promuevan su autonomía personal y el desarrollo de itinerarios de inclusión social, utilizando las medidas protección al nivel del riesgo, tanto por parte del personal del centro y voluntarios, como de las personas usuarias.

En el recurso del Teléfono de atención a la infancia y a la adolescencia, la fase 3 pasa por la apertura de centros con horario limitado y cita previa. Se aumentará progresivamente la atención presencial individualizada en las tareas de atención a niños y familias usuarias, así como a los nuevos casos detectados; y se podrán iniciar actividades preventivas presenciales individuales o grupales con cita previa.

Centros de día

Al respecto de los centros de día, toda vez lleguen a fase 3 en las provincias donde operan podrán aumentar la atención presencial individualizada en las tareas de atención e intervención.

El programa de prevención y atención al acoso y ciberacoso también irá incrementando la atención presencial individualizada en las tareas de atención. De su lado, el programa de prevención de conductas delictivas hará la propio, igual que los programas de mediación familiar.

Los puntos de encuentro familiar, a su vez, posibilitarán en fase 3 los desplazamientos desde otras provincias o unidades territoriales que estén en la misma situación.

Esta normalidad se va recuperando una vez entrados en fase tres en otros recursos como el de prevención e intervención en abuso sexual infantil; los programas de apoyo a las familias con hijos e hijas en situación de vulnerabilidad; el Servicio de apoyo a la postadopción; o el programa de preparación para la vida independiente.

También se irán normalizando recursos como la tutela y guarda de menores; el acogimiento residencial; o el acogimiento familiar.

Programas de adopción

Los programas de adopción verán un aumento progresivo de la atención y seguimiento presencia, reiniciando las actividades informativas, formativas y de valoración presencial, con cita previa. En adopción internacional, se retomarán los trámites que hayan quedado paralizados, a medida que se normalice la situación en los distintos países.

De su lado, las acciones de apoyo a menores en conflicto social también reiniciarán lo programas de gestión en medio abierto, de prestaciones en beneficio de la comunidad y tareas socioeducativas, con posibilidad de reanudación de intervenciones presenciales.

Se continuará con la reanudación y generalización de visitas, previamente autorizadas por el juzgado, de familiares en los centros a las personas menores de edad que cumplen medidas judiciales de internamiento. e la Consejería de Sanidad, por la que se adoptan medidas para el proceso de
normalización gradual en centros y servicios de la Red Pública de Servicios Sociales de Castilla-La Mancha, en relación con la flexibilización de las restricciones establecidas tras la declaración del estado de alarma, en
aplicación de las distintas fases del Plan para la transición hacia una nueva normalidad.

Compartir