TENÍA 80 AÑOS

Fallece el obispo emérito de Ciudad Real Antonio Algora víctima del Covid-19

Antonio Ángel Algora Hernando, obispo emérito de la diócesis de Ciudad Real, ha fallecido este miércoles en torno a las 16:00 horas a los 80 años de edad por un fallo multiorgánico provocado por la infección del COVID-19, según ha informado la diócesis.

Algora, que durante 13 años fue obispo de Ciudad Real y desde 2016 obispo emérito, ingresó en el Hospital de La Paz de Madrid el pasado 20 de septiembre, con diagnóstico de neumonía bilateral provocada por el COVID-19. Durante los veinticinco días en los que ha estado ingresado, sin salir de la gravedad, ha tenido momentos que animaban a la esperanza en su recuperación, aunque pudiese ser un proceso lento. En los últimos días había dado signos de recuperación porque la infección había remitido, la presión arterial se le había estabilizado y cada vez aguantaba más la respiración de manera autónoma. Sin embargo, esta mañana, el equipo médico ha informado del fallo multiorgánico que ha derivado en su muerte.

Antonio Ángel Algora Hernando nació en La Vilueña (Zaragoza), el día 2 de octubre de 1940. Cursó los Estudios Eclesiásticos en el Seminario Diocesano de Madrid. El 23 de diciembre de 1967, fue ordenado sacerdote y quedó incardinado en la que entonces era la Archidiócesis de Madrid-Alcalá y hoy son tres diócesis: Madrid, Alcalá y Getafe. Estudió Sociología en el Instituto Social León XIII, de la Universidad Pontificia de Salamanca en Madrid.

Desde 1968 a 1973, desempeñó el cargo de Consiliario de las «Hermandades del Trabajo», en Alcalá de Henares. Trasladado a Madrid como consiliario de los jóvenes de las Hermandades del Trabajo, sustituyó al fundador, don Abundio García Román, en 1978, como Consiliario del Centro de Madrid.

El 9 de octubre de 1984, fue nombrado Vicario Episcopal de la Vicaría VIII de la Archidiócesis de Madrid y el 20 de julio de 1985 fue nombrado Obispo de Teruel y Albarracín. Fue consagrado Obispo el 29 de septiembre de ese mismo año por el Nuncio Apostólico en España, Monseñor Taglaferri.

Llegada a Ciudad Real

El día 20 de marzo de 2003, al aceptar el Santo Padre la renuncia, por razones de edad, de Monseñor Torija al gobierno pastoral de nuestra diócesis, fue nombrado Obispo de Ciudad Real, con el título honorífico de Prior de las Órdenes Militares. Tomó posesión el día 18 de mayo de 2003 en la Santa Iglesia Catedral Basílica, de manos de don Rafael Torija.

El 2 de octubre de 2015, después de doce años como obispo prior de la diócesis de Ciudad Real, presentó la renuncia al gobierno de la diócesis por razones de edad. El 8 de abril de 2016 se anunció que lo sucedería Gerardo Melgar Viciosa, en ese momento obispo de la diócesis de Osma-Soria, que tomó posesión el 21 de mayo de 2016.

Desde ese momento, Antonio Algora ha residido en Madrid, celebrando la eucaristía a diario en la parroquia Santa María la Mayor y San Julián, en el distrito madrileño de Tetuán. Además, ha continuado acompañando a Hermandades del Trabajo, tal y como comenzó en sus primeros años de sacerdocio.

La misa exequial se celebrará el sábado

La misa exequial por el obispo emérito de Ciudad Real será a las 11.00 horas del próximo sábado 17 de octubre de 2020 en la Catedral de Ciudad Real.

Debido a la situación sanitaria provocada por la pandemia causada por la COVID-19 y las restricciones que conlleva, el aforo de la Catedral está limitado siguiendo las recomendaciones de las autoridades sanitarias.

Por esta razón, solo se podrá asistir con acreditación, según ha informado la Diócesis de Ciudad Real en un comunicado. Toda la celebración se retransmitirá a través del canal de Youtube y la página de Facebook de la Diócesis.

Compartir