REPORTAJE DE EL ESPAÑOL AL DOCTOR TOMÁS SEGURA

El mayor experto mundial sobre cómo afecta el Covid-19 al cerebro es de Albacete

Tomás Segura, a la izquierda, junto al equipo de Neurología del Hospital de Albacete
Tomás Segura, a la izquierda, junto al equipo de Neurología del Hospital de Albacete

El mayor experto mundial sobre las consecuencias neurológicas del Covid-19 es castellano-manchego, de Albacete para más señas, y trabaja en el Hospital Universitario. Su nombre es Tomás y el diario El Español le dedica este sábado un extenso reportaje sobre su trabajo.

Cuenta como todo empezó con una compañera infectada. La mujer, jefa de servicio recién jubilada, inteligente, con una vitalidad estupenda… Pero se liaba si le pedías que se quitara las gafas y se pusiera las zapatillas. La doctora amiga, podía decirse, jugaba en casa, con sus compañeros, en su hábitat, pero se mostraba apráxica, aturdida. Parecía que la enfermedad estaba afectando al cerebro más allá de la pérdida de olfato y gusto, Y en ese preciso instante, el doctor Segura supo que había que medir la afectación neurológica de la Covid-19. Los neurólogos de Albacete abrieron una base de datos y pusieron al registro un nombre evocador, de su tierra y de la esperanza: Albacovid. 

En las investigaciones que dirige Segura han trabajado una docena de neurólogos, varios neurocirujanos, radiólogos, patólogos y anestesistas. Las primeras conclusiones, en abril, sorprendieron al mundo: casi el 60% de los pacientes desarrollaban problemas neurológicos, algunos incluso podían entrar en coma, y el virus se colaba por diferentes vías hasta el cerebro. ¿Cómo? ¿Cuáles eran los mejores tratamientos? Los avances se publicaron en forma de artículo en la revista Neurology, la más prestigiosa del área a nivel mundial. Acaba de conocerse que el estudio ha sido el artículo científico más leído por neurólogos en EEUU este año, situando a Tomás Segura y su equipo en el  Olimpo de la Neurología a nivel internacional. 

Momento muy duros en el Hospital de Albacete

"Registro Albacovid: manifestaciones neurológicas en pacientes ingresados con COVID-19”.  Así se titula el artículo. Fue el primero realizado sobre afección en el cerebro en población occidental –había alguno chino-, y con la más alta muestra de pacientes: 841. La voluntad investigadora de los neurólogos albaceteños se topó de bruces con ellos. El hospital de Albacete era un polvorín. El doctor Segura califica marzo y abril como  “terribles”. Esos dos meses “tuvimos casi 2.000 pacientes ingresados con la Covid-19, un número muy importante porque el Hospital de Albacete es un centro de 700 camas”.

“No creo que hubiera otro hospital en esta situación”, incide. Con estos datos, y aún “sin apenas pruebas PCR”, recuerda, “la prevalencia de la enfermedad era de 1.700 casos por cada 100.000 habitantes y la tasa de mortalidad en la región alcanzaba más de 200 muertes por cada 100.000 habitantes en algunas provincias manchegas”.

Para el equipo fue, dice, una “experiencia extensa”. Y desde luego intensa. Todos los neurólogos pasaron a ver Covid: el 95% de los pacientes del hospital en aquellos momentos. El primer gran dato de su investigación removió al mundo: el 57% de los pacientes ingresados por COVID -hablamos de los graves- habían presentado alguna afección neurológica. Eran más de la mitad. Su trabajo y sus investigaciones comenzaron a despuntar. Resaltaban que de sencillos dolores de cabeza, a la pérdida del olfato, a gravísimas encefalopatías, ictus… el Covid puede provocar complejos problemas neuronales en el cerebro tanto durante la enfermedad como posteriormente. La investigación albaceteña no ha parado desde marzo, los síntomas tampoco. 

Durante el resto del año han quedado reflejadas en varios artículos. “Además del registro ALBACOVID, publicado en Neurology, otro en la revista Brain, también referente del área. En portada: Cerebrovascular disease in patients with Covid-19: neuroimaging, histological and clinical description.

Pasada la primera ola, cuando las consultas externas clínicas del hospital reabrieron, bien entrado el mes de mayo, el equipo de Neurología del Hospital de Albacete decidió crear una consulta especial para las secuelas neurológicas post-Coronavirus. Las estadísticas señalan que las mujeres sufren más lo que se ha llamado Covid persistente.

La doctora cuyo caso inició las investigaciones de ALBACOVID “está totalmente recuperada” tras un tratamiento de corticoides. Pero entre los curados, también los hay que siguen visitando al Servicio de Neurología. 

Pese al éxito de sus investigación y más allá de las felicitaciones de colegas, del recién elegido rector de la UCLM -Universidad de Castilla-La Mancha-, Julián Garde, y de la Dirección de su Hospital, a Segura no le ha llamado nadie del propio SESCAM tras conocerse que su nombre y el de su equipo está, este año de la peste, en el top mundial de la investigación Covid. Ni de más arriba tampoco.

 

Compartir