Emprendedor.es

El periódico de economía de Castilla-La Mancha


BOE Info concurso

ECONOMÍA AL DÍA

Una subasta extrajudicial ofrece a precio de ganga decenas de activos inmobiliarios en Castilla-La Mancha

Imagen de archivo Imagen de archivo

El Colegio de Procuradores de Madrid inició este lunes la subasta extrajudicial de los activos de Reyal Urbis, entidad que fue declarada en concurso voluntario de acreedores el cuatro de marzo de 2013 mediante Auto del juzgado de lo mercantil número 6 de Madrid tras tres refinanciaciones de deuda fallidas. Reyal Urbis protagonizó la segunda mayor quiebra de España con un pasivo que superaba los 4.660 millones de euros, y fue declarada en concurso voluntario de acreedores el 4 de marzo de 2013 tras tres refinanciaciones de deuda fallidas

Los administradores concursales, la consultora BDO, y la Agencia Estatal de la Administración Tributaria han confiado, previa aprobación judicial, el complejo proceso de subasta extrajudicial al Colegio de Procuradores de Madrid, efectuándose todo el proceso a través del Portal de Subastas del Consejo General de Procuradores de España, www.subastasprocuradores.com.

Gran parte de estos activos que salen a subasta se encuentran ubicados en Castilla-La Mancha, donde la inmobiliaria desarrolló una gran actividad empresarial. Todos ellos podrán licitarse durante veinte días contados a partir del 9 de noviembre. Entre estos inmuebles figuran naves industriales en Cabanillas del Campo (Guadalajara) y Seseña (Toledo), 19 garajes en Mora de Toledo sin precio de salida, y decenas de viviendas con garaje y trastero en Seseña (Toledo) a un precio de salida de 102.500 euros. También, en esta misma localidad toledana, se ofertan decenas de plazas de garaje desde 2.500 euros.

En una primera fase se procederá a la subasta de los activos inmobiliarios vinculados al préstamo sindicado que Reyal Urbis tenía con distintas entidades financieras. Posteriormente podrán subastarse los activos que no hayan podido enajenarse en fase de venta directa. Se procederá a la subasta paulatina y progresiva de los activos a liquidar conforme las circunstancias y condiciones del mercado lo aconsejen, con el objetivo de maximizar el resultado de la liquidación concursal de la sociedad.

Compartir