BIOCOMBUSTIBLE

Asaja CLM tiene una propuesta para retirar del mercado el vino que no cumpla con la normativa

La Sectorial Vitivinícola de la Asociación Agraria de Jóvenes Agricultores (Asaja) de Castilla-La Mancha ha propuesto retirar del circuito de la comercialización aquel vino que no se ajuste a la reglamentación de calidad comunitaria, así como el que proceda de explotaciones con rendimientos superiores a los marcados por la normativa regional.

Así lo ha acordado la organización agraria durante la reunión que han mantenido en el Instituto Regional de Investigación y Desarrollo Agroalimentario y Forestal (IRIAF) en Tomelloso (Ciudad Real), según ha informado Asaja en nota de prensa.

La organización agraria ha analizado las opciones existentes ante la posibilidad de que la campaña comercial del vino se complique por el incremento de las previsiones de producción de uva. No obstante, ha aclarado que, hasta que no se publiquen a finales de año las cifras definitivas de las declaraciones de cosecha, "no hay motivos para alarmarse".

Asaja de Castilla-La Mancha ha abogado por retirar el vino que no cumpla con la normativa europea de calidad de la Zona vitícola C III b, a la que pertenece la región, así como aquel que proceda de explotaciones "cuyo rendimiento declarado sea superior a 20.000 kilogramos por hectárea para variedades de uva tinta y a 25.000 kilogramos por hectárea para variedades de uva blanca", cifras que vienen marcadas por la Orden 123/2018, de 24 julio, publicada por la Consejería de Agricultura.

Según dicha normativa, la Administración regional establece la posibilidad de controles en aquellas explotaciones vitícolas cuyo rendimiento declarado sea superior a las cifras anteriormente señaladas. En este sentido, la organización agraria ha pedido a la Consejería que establezca como destino de esta producción sobrante la elaboración de biocombustibles, así como que abra procesos sancionadores en el caso de encontrar incumplimientos.

Subir las prestaciones vínicas

Además, la organización agraria propone subir las prestaciones vínicas del 10 al 15 por ciento, como otra medida de regulación del mercado, y ese incremento del 5 por ciento dirigirlo también al mercado de los biocarburantes. Del mismo modo, la organización agraria ha considerado que hay que recuperar los mercados de mosto y alcoholes y destinar la producción del vino de mayor calidad al consumo directo.

También ha reiterado que Castilla-La Mancha debe apostar por dar un valor añadido a los vinos de calidad, apostando por la venta de embotellados en detrimento del vino a granel, razón por la que, de cara la próxima feria 'World Bulk Wine Exhibition Ámsterdam 2018', lugar de encuentro para compradores y distribuidores de vino a granel, ha aconsejado a los viticultores no realizar operaciones por debajo de unos precios mínimos.

Asaja de Castilla-La Mancha ha destacado la necesidad de poner en marcha medidas dirigidas a la trazabilidad real del producto elaborado con la uva, como la certificación de los productos o la gestión de las producciones, de tal manera que se puedan planificar adecuadamente las campañas presentes y evitar complicaciones en las futuras.

COMPARTIR: