MIÉRCOLES, 20:00 HORAS

El entrenador del Quabit Guadalajara no se fía de la visita del colista

Foto: BM Guadalajara Foto: BM Guadalajara

El entrenador del Quabit Guadalajara, Mariano Ortega, de cara a recibir este miércoles al colista Dicsa Modular Cisne, ha declarado que "tenemos respeto a todos los equipos, nuestro rival está en una situación difícil, como no queremos ninguno, y eso tal vez les hace más peligroso" al entender que "no desiste nunca y seguro que nos pondrá las cosas complicadas".

Satisfecho tras la hombrada de ganar en el derbi regional al Incarlopsa Cuenca, el pasado sábado, Ortega ha analizado que "Cisne practica un buen balonmano y compensa su falta de envergadura con mucha movilidad, tanto en ataque con la circulación del balón como en defensa, con las salidas disuasorias".

El técnico barcelonés ha advertido que el equipo gallego "ha competido", al recordar su triunfo en "una pista complicada" como la del Cangas o "peleando hasta el final con duros rivales" como Atlético Recoletas Valladolid o Incarlopsa Cuenca, y ha opinado que "no han sumado más puntos por falta de suerte o por la dificultad que entraña para todos anotarse la victoria".

"Estamos centrados en el partido de mañana, si somos ambiciosos en nuestro objetivo en casa tenemos que ser fuertes contra todos, y más frente a equipos como Dicsa Modular Cisne, que luchará para sumar y no descolgarse en la clasificación", ha mantenido Ortega, al tener que viajar el sábado a León para enfrentarse al Ademar.

Y ha entendido que ya es hora de conseguir ganar en casa, donde ha estado cerca de lograrlo, pues sus tres victorias se han producido a domicilio: "Fuera hemos estado tal vez más regulares al jugar sin público, aunque la presión es la misma en tu pabellón o en el del rival", ha reconocido Ortega, que tiene la baja del lateral Alberto Sanz, lesionado en un tobillo, quien va entrando poco a poco en el grupo.

Precisamente, en este sentido, el joven extremo Santi Simón, ha opinado que "la victoria en Cuenca nos da alas para intentar sumar al fin nuestra primera victoria en casa" y ha creído que "los jugadores nos vamos conociendo mejor, estamos trabajando bien y van a ir llegando buenos resultados".

El canterano, que goza de minutos con Mariano Ortega y registra hasta hoy un cien por cien de efectividad en el lanzamiento, ha coincidido con su entrenador en que frente al Cisne "no hay que confiarse" porque "va a venir a muerte a tratar de ganar el partido, porque para ellos es una final, igual que para nosotros, que queremos mirar hacia arriba en la tabla". 

Compartir