17 de septiembre de 2019
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google+
Buscar
Publicidad Suscripción al boletín

DIVISIÓN DE HONOR PLATA

El Vestas Alarcos quiere cerrar su presencia en los play off ganando en Madrid

FOTO: Vestas Alarcos Ciudad Real
FOTO: Vestas Alarcos Ciudad Real

El Vestas BM Alarcos pretende sellar en Carabanchel, donde este sábado se mide al BM Ikasa Madrid (19:00 horas), en la penúltima jornada de División de Honor Plata, el jugar el play-off de ascenso a la liga Asobal. Pese a que casi todo juega a favor de los ciudadrealeños, ya que se miden al último clasificado, ya descendido, y acompañados de una nutrida presencia de aficionados, comandada por la peña 'La Batalla', que convertirán el Centro Municipal 'Francisco Fernández Ochoa' en un pequeño 'Quijote Arena', el entrenador, Javier Márquez, ha advertido de que "no va a resultar fácil".

"Dentro de la dinámica del partido a partido este tiene más trascendencia, pero siendo conscientes que si algo nos ha demostrado esta competición es que no hay enemigo pequeño, cualquier equipo es capaz de ganar a cualquiera, y tenemos que ir con toda la concentración posible y pensando que va a ser un partido difícil", ha relatado el técnico manzanareño.

Ha avisado que la dificultad viene dada porque "el Ikasa ya juega sin presión y durante todo el año ha estado haciendo un buen balonmano, aunque es cierto que no ha sido capaz de jugar bien los finales de partido, pero ha estado siempre en finales ajustados". No obstante, ha añadido que "al hacerlo sin presión puede suponer que no esté tan tensionado para disputar un buen partido" y ha avisado, al tiempo, que "no hay que ganar de cinco en el minuto diez, sino ir elaborando y trabajando, con distintas dinámicas y el que sea paciente y capaz de acabar el trabajo se llevará el choque".

Rival con pocos cambios

Del rival, Márquez analizado que "es muy parecido al de la pasada temporada" y ha destacado, entre sus jóvenes valores, a Toni Sarió, el extremo Julián Feijó, el internacional Jaime Gallardo y el lateral Rubén Sánchez. El técnico, que ha recordado los dos últimos fichajes, el pivote Pepe Camiña, del Cisne, y el primera línea brasileño Rodrigo Barroso, ha analizado que "juega un balonmano bonito y moderno" que en defensa "es 6-0, preferentemente, para cambiar a abiertas, bien 5-1 o 3-3" y en ataque "con versatilidad, con jugadores con buen lanzamiento exterior y en el uno contra uno".

Márquez ha concluido que todos sus jugadores están en un buen momento de forma, "como auténticas motos", y ha confiado en poder contar con el central Robert y el portero Fran Revuelta, con ciertas molestias, una vez ha recuperado al lateral derecho argentino Martín Molina.

COMPARTIR: