DIVISIÓN DE HONOR PLATA

El Vestas Alarcos no se confía con la visita de un recién ascendido que puede ser incómodo

FOTO: Vestas Alarcos. FOTO: Vestas Alarcos.

El Vestas Alarcos recibe este sábado (18:30 horas, Pabellón 'Quijote Arena'), sin confianzas, al recién ascendido Trapagarán Eskubaloia con el objetivo de lograr su primera victoria de la temporada en su feudo en un choque que se celebrará sin presencia de público, a puerta cerrada.

El equipo local llega como tercer clasificado merced a sus dos victorias a domicilio, a solo una del líder, Cajasur Córdoba, precisamente el rival que le ganó en la segunda jornada en su casa, mientras el cuadro vasco es octavo con un solo punto, el logrado en la tercera jornada de liga, en la que fue capaz de empatar en casa con el Antequera.

El segundo entrenador del Vestas, Julio Fis, ha asegurado que el equipo está con "ilusión, con ganas de no perder ni un punto más en casa" en partido que ha calificado de "importante" y que "hay que salir a ganarlo, que nos de tranquilidad hasta que lleguen los jugadores que aun no lo han hecho, y seguir perfeccionando y mejorando”.

Según Fis, "todos estamos tristes por haber perdido ya dos puntos en casa" contra el Cajasur cordobés en un encuentro que "jugamos muy mal y que, aún así, pudimos empatar", y se ha remitido, por ello, a "aprender de los errores y mejorar". "Los partidos no se ganan en el primer tiempo, sino que hay que trabajar los 60 minutos y sobre esa base estamos trabajando, para no bajar la concentración", ha significado.

Sobre su plantel, ha informado que salvo el ucraniano Navid Naghavialhosseini y el cubano Noelvis Robles que "siguen recuperándose de sus problemas musculares", el resto disfruta de un estado físico "bueno".

Compartir