DIVISIÓN DE HONOR PLATA

30-23 | El Vestas Alarcos pisa el acelerador tras el descanso y vence al Villa de Aranda

FOTO: Vestas Alarcos FOTO: Vestas Alarcos

Victoria para el Vestas Alarcos de Ciudad Real en el Quixote Arena para terminar el año. Triunfo muy importante para los alarquistas por 30-23, puesto que supone alejarse un poco de un rival perseguidor como el Villa de Aranda y marcharse al parón navideño con un buen sabor de boca. 

El cuadro de Javier Márquez comenzó con dificultades frente a los castellanoleoneses. No en vano, les costaba atacar la defensa amarilla y eran incapaces de detener su ataque, por lo que los primeros minutos se saldaron con un preocupante parcial de 1-4. Con todo, lograron meterse en el encuentro gracias a dos acciones rápidas y con las paradas de Fran Revuelta, por lo que las cosas se equilibraron de inmediato (3-4). 

Vicente Poveda sí veía portería con facilidad y poco a poco la defensa se fue ajustando, hasta igualar el partido por fin a siete goles, gracias a un tanto de Brian Negrete. Beret logró poner por delante a los alarquistas y a partir de entonces el partido entró en un intercambio de golpes. En la refriega salió victorioso de forma parcial el Villa de Aranda, que se fue al descanso con una mínima ventaja a su favor (13-14). 

Reacción tras el descanso

En la segunda mitad, reaccionó el Alarcos para darle la vuelta a la contienda con autoridad. Tres goles de Martín Molina colocaron a los de negro por delante, con un 17-15 que les permitía tener la llave de marcharse en el marcador. De hecho, así sucedió cuando el parcial de 5-0 consolidó una renta de cuatro goles a favor de los locales (19-15), una ventaja importante que obligó a los visitantes a pedir tiempo muerto.

No le sirvió de mucho esta medida al Villa de Aranda, puesto que el Alarcos incrementó aún más su renta hasta marcharse de forma definitiva con un claro 21-15 a su favor. Los de Márquez se dedicaron entonces a mantener la distancia y en el minuto 13 tenían el encuentro completamente controlado (24-16). 

Los errores entonces empezaron a florecer, fruto posiblemente de la relajación, pero la ventaja amplia del Alarcos nunca hizo temer por el triunfo de los ciudadrealeños, que se apoyaron en su sólida defensa para no conceder opciones de sorpresa. De ahí hasta el final, el partido fue de guante blanco y acabó consumándose el triunfo de los locales por un claro 30-23. La victoria les deja a los de Ciudad Real en el noveno puesto de la tabla. 

Compartir