19 de septiembre de 2019
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google+
Buscar
Publicidad Suscripción al boletín
Blog de Lecturas

Blog de Lecturas

PEDRO L. GAYARRE

Ocho días en Leningrado. Luis Amado Blanco.

2019/08/22/116172_luis_amado_blanco-de.jpg
Luis Amado Blanco

Este es un libro publicado originariamente en 1932 y rescatado por la editorial KRK de Gijón, especializada no solo en la recuperación de escritores asturianos sino también de textos olvidados de autores universales como Turgueniev, Samuel Johnson, Carlos de Oliveíra o Margaret Atwood. Se trata de un diario del viaje y la estancia de ocho días de Luis Amado Blanco (Riberas de Pravia, 1903-Roma, 1975) a Leningrado, la actual San Petesburgo, en el primer año de la II República Española. La atracción por el experimento comunista que se llevaba a cabo en la URSS era irresistible para los jóvenes que, como amado Blanco, lo veían como un modelo a seguir.

Luis Amado Blanco, tras estudiar el bachiller en Avilés y Gijón, se traslada a Madrid en 1923 para estudiar Medicina, graduándose en Odontología seis años más tarde. En los años treinta comienza su actividad periodística y en 1934 'El Heraldo de Madrid' le envía como corresponsal a Cuba, donde residían varios hermanos suyos. Allí ejercerá, a la vez, su profesión de dentista. La Guerra Civil le sorprende de vacaciones en Asturias, donde se pone a disposición de las autoridades republicanas, aunque en septiembre pasará a Francia para instalarse de nuevo en Cuba. Hasta entonces había escrito un libro de poemas, elogiado por Juan Ramón Jiménez y este diario que reseñamos.

En Cuba, integrado en Izquierda Republicana, asentará su carrera profesional, sin dejar nunca la escritura, con incursiones en la novela, el teatro, el ensayo y el periodismo, que nunca abandonó. Con la llegada del régimen de Fidel Castro desempeñó varios cargos técnicos y docentes en el extranjero, como los de embajador de Cuba en la UNESCO y ante la Santa Sede, el cargo que ejercía cuando murió en Roma en 1975.

El diario de este viaje, siempre de la mano de una guía que canta continuamente los logros de la revolución, no deja de tener interés para comprobar cómo se vivía en aquellos años entre la juventud progresista la experiencia revolucionaria que convirtió a Rusia en la URSS. A Luis Amado le pasean por museos, fábricas, residencias para obreros, comedores populares y le sueltan el discurso oficial, pero casi siempre le sale el alma socialdemócrata cuando aparece el despotismo, la imposición arbitraria y la evidente falta de libertades en algunas cuestiones fundamentales. En esa serie de libros dedicados al conocimiento de la URSS en los años treinta el de Luis Amado no deja de tener interés.

Luis Amado Blanco. 8 días en Leningrado. Introducción de José Ramón González. KRK ediciones, 2009. 380 páginas. Biblioteca Municipal José Hierro de Talavera.

COMPARTIR: