21 de septiembre de 2019
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google+
Buscar
Publicidad Suscripción al boletín
Blog de Lecturas

Blog de Lecturas

PEDRO A. LÓPEZ GAYARRE

Juventud sin Dios. Ödön von Horváth

2019/03/22/94190_horvathde.jpg
Ödön von Horváth

Recupero las dos novelas de Ödön von Horváth (Rijeka, Croacia, 1901-París, 1938) publicadas en la colección Austral en los años 2000 y 2002, traducidas y editadas por Berta Vias Mahou, ahora que la editorial Nórdica anuncia una nueva traducción de 'Juventud sin Dios' (1937), sin duda la más famosa de sus obras. La otra, 'Un hijo de nuestro tiempo' (1938), seguro que también verá pronto una nueva edición en alguna de estas nuevas editoriales que durante los últimos años han rescatado buena parte de la obra de algunos autores imprescindibles para conocer lo que fue Europa antes de la II Guerra Mundial.

Horváth, como Sweig, Roth Mann, hombres que habían vivido el esplendor de aquel “Mundo de Ayer”, vio muy pronto la naturaleza del nazismo y las raíces del mal. Nacido en Fiume, la actual Rijeka croata, ciudad perteneciente entonces a Hungría dentro de la doble corona imperial (llegó a formar parte de aquella Italia antes de la II Guerra Mundial), Horváth siempre sería un hombre para el que las fronteras europeas solo podían significar una vuelta a los peores momentos de su historia. Como tantos otros, refugiado en la Viena que había representado el esplendor cultural, viviría la anexión y la llegada del nazismo como una catástrofe porque enseguida supo anticipar lo que vendría después.

En la contraportada del libro de la edición de Nórdica se compara 'Juventud sin Dios' con 'La cinta blanca', la película de Peter Haneke ambientada en una pequeña comunidad rural alemana antes de la I Guerra Mundial y en la que se analizaba el inquietante comportamiento de unos niños ante un suceso, y que rascaba en el fondo que permitió años después que germinara la semilla del crimen organizado. En 'Juventud sin Dios', Horváth expone lo que estaba sucediendo en las escuelas de Alemania a través de la narración de un profesor de Geografía e Historia y el comportamiento de sus alumnos adolescentes: “Que estos críos rechacen todo lo que para mí es sagrado no me parece tan grave. Lo que resulta más grave es como lo rechazan, sin conocerlo. Y lo peor de todo es que no quieren conocerlo de ningún modo. Para ellos, pensar es odioso. El ser humano les importa un pito. Quieren ser máquinas, tuercas, ruedas, pistones, correas… Pero más que una máquina les gustaría ser munición: bombas proyectiles, granadas. ¡Cómo les gustaría estallar en un campo cualquiera! Ver su nombre en un monumento de guerra es el sueño de su pubertad. Pero ¡ojo! ¿No es acaso una gran virtud esa disposición al más alto sacrificio? Ciertamente cuando se trata de algo justo…¿Y aquí de qué se trata? Es legítimo lo que resulta útil para nuestra propia camarilla, viene a decir la radio. Lo que no es bueno para nosotros, es injusto. Por tanto, todo está permitido: el asesinato, el robo, el incendio provocado, el perjurio… Sí, no sólo está permitido, sino que no existe ningún delito si se comete en interés de nuestra camarilla. Y esto ¿qué es? El punto de vista del criminal…”.

Así, no es extraño que tanto 'Juventud sin Dios' como 'Un hombre de nuestro tiempo', la historia de un soldado que ha encontrado su destino en el ejército ("Ahora de pronto mi existencia vuelve a tener sentido…”), tuvieran que ser publicadas en Amsterdam y fueran incluidas en la lista de libros dañinos e indeseables para el pueblo alemán. Una buena ocasión para volver a leer a un gran escritor que siempre tuvo muy claro lo que todo nacionalismo significa.

Ödön von Horváth. Juventud sin Dios. Editorial Nórdica. Traducción de Isabel Hernández. 224 páginas. 18 €.

COMPARTIR: