18 de septiembre de 2019
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google+
Buscar
Publicidad Suscripción al boletín
Blog de Lecturas

Blog de Lecturas

PEDRO L. GAYARRE

El viajero sin propósito. Charles Dickens.

2019/08/15/115522_fotonoticia_2017020710341de.jpg
Charles Dickens

Dice Pedro Tena, traductor y prologuista de esta selección de crónicas contenidas en 'El viajero sin propósito', que: "Tras un desacuerdo con los editores de Household Words, Dickens fundó el semanario 'All the year round', en el que con una tirada media de 100.000 ejemplares y pleno control financiero y editorial, publicaría hasta su muerte las crónicas de 'The Uncommercial Traveller' –literalmente 'El viajero sin propósito comercial-, una selección de las cuales se presenta aquí, traducidas por primera vez al español, con el título de 'El viajero sin propósito', que se aviene mejor al hilo conductor de los textos que contiene. Bajo “esta identidad” se agrupan una serie de textos de temática variada, entre el apunte impresionista y la crónica periodística, donde el autor recorre Londres, Inglaterra, Francia, suiza o Italia con el espíritu libre y abierto del viajero que no renuncia nunca a la imaginación como cualidad indispensable para observar el mundo que le rodea con ojos nuevos.

Aunque metódico y riguroso en sus hábitos de escritura, en los largos paseos que según sus biógrafos utilizaba como válvula de escape para su desbordante energía, Dickens gustaba de vagabundear sin rumbo fijo, de noche y de día por los muelles del puerto o los suburbios de Londres o París. Esa impronta de flaneur o caminante urbano, retratar la variedad panorámica y la intensidad de la vida de la ciudad en un proceso que aúna reflexión y creación, es una marca inconfundible de estas páginas".

Y ese mundo de Dickens es en el que la imaginación, los fantasmas, el mundo animal o la naturaleza aparecen en todas estas crónicas que van desde el simple viaje turístico a la denuncia de la situación que viven los soldados repatriados y heridos de las colonias inglesas en 'El cargamento del Gran Tasmania', o la descripción del inicio del viaje de una expedición de mormones hacia Utha, 'En ruta hacia El Gran Lago Salado', o la experiencia más personal en 'Historias de mi aya'.

“A pie, en tren o en carruajes de todo tipo, 'El viajero sin propósito' se aventura igual en la noche brumosa de su insomnio londinense, 'Paseos nocturnos', que en un barco cargado de mormones a Estados Unidos. Si bien es cierto que, en muchos de estos trayectos, Dickens se toma muy en serio su misión de reformador social, nunca cede ante los dogmas ni los reduccionismos de signo político. Sus crónicas son siempre literatura, valiosas por tanto. En ellas aparece el gran Dickens, y el buen hacer literario se combina con la erudición , el humor , y la ironía para hacer de ellas piezas únicas".

Charles Dickens. El viajero sin propósito. Traducción y prólogo de Pedro Tena. Editorial Gadir, 2010. 192 páginas. Biblioteca Municipal José Hierro de Talavera de la Reina.

COMPARTIR: