Blog de Lecturas

Blog de Lecturas

Pedro L. Gayarre

El motel del voyeur. Gay Talese

39601_gay-talese.jpg
Gay Talese

Cuando este libro de Gay Talese salió a la venta en julio de 2016, el propio autor se negó a hacer promoción de él. Una investigación del Washington Post ponía en cuestión la fiabilidad de la fuente y protagonista del relato que durante años había vendido como una verdad incontrovertible al famoso periodista. Gay Talese hizo unas fuertes declaraciones en las que hablaba de deshonestidad, poca credibilidad y, en definitiva, echaba por tierra su propio trabajo. Luego, ya se sabe, nada es como parece y Talese transigió con que se añadiera una “nota del autor”, en la que se pone una vela a la realidad y otra a la ficción. Era muy fuerte, con el libro en prensa, retirarlo radicalmente.

Sin embargo, la editorial y algunos medios vendieron el libro con el argumento de que aunque buena parte de él sea ficción, la manera de relatar el proceso de investigación con las charlas y los apuntes del protagonista como principales documentos merecía la pena. Vale, los fans de Talese no quedarán defraudados por que sin duda el libro lleva la marca de la casa. Ahora bien, Talese antes que escritor es periodista y, en periodismo, la credibilidad y el reflejo de la realidad lo es casi todo. Aunque quieras leer el libro como una ficción hay algo que continuamente te recuerda que no pretendía serlo.

La historia que nos cuenta es la de un propietario de un motel en el estado de Colorado que se habría dedicado, durante más de treinta años, desde los años sesenta a los noventa, a espiar a sus clientes mediante un sistema de rejillas practicadas en el falso techo de varias habitaciones. Gerald Foos, el voyeur, habría apuntado minuciosamente las actividades de sus clientes, fundamentalmente sexuales, componiendo un relato que en algunos momentos tenía las pretensiones de estudio sociológico del mismo Talese en su celebrado 'La mujer de tu prójimo' (1981) o las publicaciones de Masters y Johnson que revolucionaron la vida sexual de los norteamericanos.

Y, claro, confesada la poca credibilidad y gran deshonestidad de la fuente principal, casi nada funciona. Los relatos de las actividades de la clientela se vuelven tediosos por mucho que el autor, especialista en la no ficción, se empeñe en levantarlo a base intentar componer con cada observación del mirón un mapa de los cambios de América durante ese periodo de tiempo.

Uno esperó a la versión en bolsillo y no hubiera pasado nada por haber seguido esperando. Talese sin periodismo.

Gay Talese. El motel del voyeur. Traducción de Damia Alou. Editorial Debolsillo. 2018. 228 páginas. 9,95 €.

COMPARTIR: