Buenos Humos

Buenos Humos

PEDRO L. GAYARRE

Entre el voto útil, el voto oculto y... Cospedal

Entre el voto útil, el voto oculto y… Cospedal. Todas las esperanzas del PP de Casado están puestas en el triunfo de la estrategia del voto útil. “Cada escaño o concejal que saque VOX nos cuesta dos al PP y así no hay manera de echar al doctor Sánchez de la Moncloa”, repiten cada vez que tienen ocasión. “Y la prueba está en cómo desde Ferraz miman a Abascal y le sientan en igualdad en el único debate de los primeros espadas”. La otra batalla es contra las encuestas: “Hay un voto oculto que es nuestro y que el ciudadano se resiste a confesar. De ahí el cuarenta por ciento de no sabe no contesta que hasta admite Tezanos…”.

Y es que, metidos en campaña electoral, casi todo vale. El que más y el que menos se agarra a los argumentos positivos que le favorecen y huye de todo aquello que pueda resultar un charco. Y así, García-Page se ha montado una campaña propia de dos meses en la que no aparecen las ocurrencias sobre Cataluña de su secretario general, ni su política de alianzas, ni Pablo Iglesias que lo fundó. Lo suyo es lo suyito y aquí se trata de debatir con Dolores de Cospedal, que se le aparece a Emiliano como uno de esos sueños recurrentes de fantasía nunca realizada. Puesto a debatir, Page prefiere a Cospedal y hace como si no existiera Paco Nuñez, ni Pedro Sánchez, ni la amenaza de un gobierno sancheztein, ni unas elecciones generales el veintiocho de los corrientes. Ya digo, cosas de campaña y de estrategias electorales, que de esas sabe un rato Emiliano, metido las tres cuartas partes de su vida política a fontanero de Bono.

Pasó Pedro Sánchez por Albacete y Page hizo la faena que se le suponía. Atacó a la derecha, se acordó de Cospedal y recitó con el manual de instrucciones los logros de su gobierno. Del programa electoral, de Cataluña y de las alianzas de su secretario general con Bildu, salvando los viernes sociales, nada de nada. Ni siquiera se acordó de hacer una propuesta para la aplicación de las sentencias del Tribunal Supremo sobre los caudales ecológicos del Tajo en Aranjuez, Toledo y Talavera. En esta campaña del PSOE de Sánchez ya se sabe que de Cataluña se puede hablar lo justo y siempre de manera general; de economía está vetado por los que saben que aquí siempre se comprará el argumento del que garantice la juerga y no el ahorro; y del Tajo, aunque sea en CLM, lo mínimo, que no están los tiempos para perder más votos por las tierras de Levante que doblan el número de habitantes y diputados a las de acá.

En fin, que entre el voto útil, las cañas por España, el voto oculto y el deseo de Page por resucitar a Cospedal, la cosa no da para más. Tenemos lo que tenemos. Amén.

COMPARTIR: