Cartas al director

POLÍTICO - Manuel Muñoz de Luna Sánchez (17 de julio de 2019)

No existe profesión en la que menos se exija y mayores beneficios aporte, proporcionalmente a los logros conseguidos que la de político, en términos generales, exceptuando, claro está, a aquéllos que sí tienen esos medios que les pueden hacer merecedores de su objetivo.

Consecuencia de esta reflexión, limitándola al tema económico, es el estado caótico de muchas poblaciones que inexplicablemente se encuentran en un estado que se podría denominar como de "bancarrota". No se explica cómo, por ejemplo, dos poblaciones que hace unas décadas, con número de habitantes similares, unos 5.000, en la actualidad una tenga aproximadamente la mitad de sus habitantes y la otra la sexta parte. Que la primera esté situada en lugar privilegiado (Carretera Nacional, Ferrocarril y un término municipal que cuando menos quintuplica a la segunda y que la deuda  en  el pasado año 2018 sea de  1.600.00 € y de CERO EUROS la que más está sufriendo la despoblación. Ambas se encuentran situadas en una misma zona, distantes entre sí de unos veinte kilómetros.

Cualquier tipo de negocio, y no digamos las grandes empresas, estudian en profundidad el destino de sus fondos o los procedentes de préstamos y créditos que habrán de invertir para que su empresa prospere y procurando, igualmente, que el endeudamiento sea circunstancial y nunca perenne.

En fin, que un político debe considerarse que debería ser una persona con una preparación acorde con la responsabilidad que habrá de tener, nada menos que ser quien ha de velar por la buena marcha de la comunidad que tendrá que representar.

FAVORECER LA PLURALIDAD. LOS GOBIERNOS PROGRESISTAS - Martín Martínez (4 de julio de 2019)

Debemos proteger la diversidad. La ideológica. La natural. Y la intestinal. Los grupos humanos donde no se impone una determinada ideología, se autocorrigen y funcionan mejor. La naturaleza seguirá siendo acogedora si reducimos la extinción de especies. Y en el intestino pasa lo mismo. Si nuestra flora intestinal no está deteriorada, es decir, si las bacterias que trabajan dentro de nuestros intestinos hacen lo que tienen que hacer, todo va mejor, incluso, la sangre circula mejor, y el peso aumenta menos (...).

Dicho esto, voy a reproducir lo que decía un biólogo hace poco: «Todo va más bien, si nuestras entradas corporales y nuestras salidas están practicables. Todo va mejor si la sangre y los demás fluidos, se desplazan sin interrupciones. En la naturaleza, pasa lo mismo: Todo va mejor si no interrumpimos los cursos de agua ». Dicho esto añado: Las aguas estancadas, terminan haciendo mal olor, pues, tienen dificultades para autodepurarse. Podemos decir lo mismo de los grupos humanos estancados. Se pueden decir muchas cosas contra el estancamiento. Evitar el estancamiento, equivale a defender la libertad, y proteger la pluralidad. Necesitamos gobiernos progresistas.  

DESPEDIDA A UN AMIGO - Accem Guadalajara (3 de julio de 2019)

Este mes de junio, decíamos adiós a una gran persona, José Luis Gañan, nuestro amigo y voluntario de Accem.

José Luis disfrutaba de su jubilación y como persona solidaria y con inquietudes, decidió formar parte de nuestro equipo de voluntariado, prestando sus servicios como ciudadano y vecino de Guadalajara a las personas migrantes, refugiadas y en riesgo de exclusión a las que atendía y con las que participaba en la entidad.

Colaborador y dispuesto, sabio e inquieto, José Luis siempre ha estado al servicio de echar una mano aquellas personas que lo necesitasen.

En Accem trabajamos por y para las personas, y tenemos la gran suerte de contar con personas voluntarias y profesionales, que además de atención, ofrecen calidez a las personas en situación de vulnerabilidad; tú, José Luis, nos has ayudado a seguir creciendo y en sinergia con todos, compañeros y compañeras has ayudado a Accem a hacerla más de todos.

Gracias por  tu participación, por tus consejos, por tu predisposición y tu capacidad de ayuda.

Te echaremos de menos. Hasta siempre compañero.

EL INFORME FOESSA - Grupo Areópago (3 de julio de 2019)

“Poetas, no perdamos el tiempo, trabajemos, que al corazón le llega poca sangre”. Es el grito poético que a Gloria Fuertes le saldría de su alma sensible y compasiva al leer el informe FOESSA sobre exclusión y desarrollo social en España 2019. Es el grito de una sociedad que, pese a la indiferencia sobre lo que no le atañe personalmente y a la pérdida de muchos valores humanitarios, aún contiene aire suficiente en sus pulmones para poder responder a la llamada solidaria que demandan muchos de sus datos. Es el grito, en fin, de muchos ciudadanos indignados que, ante la realidad que viven, desconfian de la actual clase política instalada en el cortoplacismo y amarrada al poder, y se adhieren al reclamo de los movimientos populistas.

Resulta difícil, muy difícil, digerir las casi seiscientas páginas del prestigioso informe FOESSA, que se acaba de hacer público en su octava edición, y que trata de llevar a reflexión y debate “las secuelas de los últimos diez años en términos de cohesión social después de un período de recuperación económica”. Las cifras que ofrecen sus encuestas son ya de por sí llamativas, escuecen y dan qué pensar: 8,5 millones de excluidos que representan el 18,4% de la población y suponen 1,2 millones más que em 2007. Son datos que no pueden pasar desapercibidos para nuestra sociedad y para la clase política.

Pero si las cifras son importantes, el análisis-diagnóstico que realiza sobre las causas profundas de tan grave enfermedad social es altamente iluminador. El capítulo I que lo titula la gran desvinculación ofrece las claves para interpretar correctamente la problemática que plantean estas cifras y sus repercusiones para el futuro de nuestro país y para el modelo social vigente en nuestro mundo globalizado: “Vivimos en un momento de clara mutación social -señala-. Un tiempo donde las brechas que se están produciendo, como la desigualdad, la debilidad de los sistemas de gobernanza globales, la erosión de las instituciones públicas, la gestión insolidaria de las crisis, el ascenso de los particularismos y las actitudes reactivas y xenófobas que consolidan el individualismo posesivo, están hipotecando nuestro futuro.”

Cifras y diagnóstico que supondrían muchas jornadas de trabajo parlamentario si nuestra clase política fuese capaz de aparcar sus intereses de grupo, y tuviese bien interiorizado el ideal de servicio que conlleva toda acción política. Podrían cantar con Gloria Fuertes “¿Qué importancia tiene todo esto, mientras haya en mi barrio una mesa sin patas, un niño sin zapatos o un contable tosiendo, un banquete de cáscaras, un concierto de perros, una ópera de sarna?”.

LOS EXPERTOS DE LA ONU. CONFLICTO DE INTERESES - Martín Martínez (1 de julio de 2019)

Si formas partes de un tribunal de selección, y tienes que seleccionar a una persona entre una decena de candidatos, seguro que tendrás un conflicto si entre los candidatos está tu hijo o tu sobrino. ¡Seguro!

Si participas en una investigación sobre los efectos de un medicamento. Seguro que tendrás un conflicto, a la hora publicar un informe negativo, si de alguna manera has recibido millones del fabricante.

Si tu diario vive de las subvenciones y de la publicidad de un gobierno, seguro que tendrás un conflicto, si has de publicar una información muy negativa sobre el gobierno mencionado.

Si tienes que emitir un informe sobre la actuación de un gobierno, o de un tribunal, posiblemente tendrás un conflicto si estás muy vinculado a las personas que desean que este informe sea negativo. Noticia relacionada: «Un grupo de expertos de la ONU, ha condenando recientemente la detención de tres políticos catalanes, y el estado español ha manifestado que se observa un conflicto de intereses. Un conflicto de intereses en dos de los cinco miembros del grupo mencionado».

LA LEY DEL LATIDO - Grupo Areópago (27 de junio de 2019)

La ley del latido, en sus distintas variaciones, está provocando un gran revuelo en Estados Unidos, no solo por la oposición de algunas productoras cinematográficas americanas sino porque destruye el fundamento de las posiciones culturalmente dominantes que apoyan el aborto. Esta ley prohíbe el aborto si se detecta el latido del bebé, porque “si hay latido, hay vida independiente; y si hay vida independiente, hay un ser humano”. Antes de practicar un aborto, el médico debe realizar una ecografía para comprobar si hay latido. Si se detecta el latido, no se permite el aborto.

A los militantes pro-vida, este sistema les resulta insuficiente, porque defienden la presencia de un ser humano desde el mismo instante de la concepción, pero su implantación legal supone una gran limitación en la práctica de los abortos, porque el latido humano se puede detectar desde la sexta semana de embarazo, incluso antes de que la mujer sepa que está embarazada.

Pero el gran mérito de esta ley es que vuelve a poner sobre la mesa los argumentos sobre los que se debe dialogar: ¿Hay vida humana? ¿Esa vida merece respeto? ¿Es eliminable? ¿Qué nos dice la ciencia? ¿Qué nos dice la naturaleza? ¿Qué nos dice nuestra humanidad? Y no sobre la elección de la madre, como se ha hecho hasta ahora.

En Estados Unidos las leyes del aborto tienen carácter estatal y no federal (depende de cada uno de los estados), y son generalmente permisivas con el aborto. En algunos estados no se reconocen derechos al bebé hasta el alumbramiento de la cabeza, lo que permite el aborto por nacimiento parcial (como se ha hecho recientemente en el estado de Nueva York).

En un país habituado a este nivel de crueldad no sorprende que se reaccione enconadamente ante la “sutileza” del latido de un corazón, pero, para mucha gente de bien, este latido, es un motivo para pensar en lo que antes no había pensado: “si hay latido, es porque hay alguien”.

Por cierto, recientemente se ha estrenado la película Unplanned, que muestra la ceguera actual ante el sufrimiento del bebé, porque se ignora su humanidad. Pero esa película merece un artículo aparte.

POLÍTICA Y RELIGIÓN - Grupo Areópago (22 de junio de 2019)

Son muchas e importantes las reflexiones que suscitan y nos sugieren, tanto los resultados de las recientes elecciones, como los ingredientes sociales, políticos y económicos de sus largas y tediosas campañas electorales, edulcoradas en estos últimos días por el mercadeo para la consecución del poder político que la “partitocracia” instalada en nuestra joven democracia sustrae a la soberanía popular. Pero entre todas ellas hay una que llama significativamente la atención por el contraste que supone en relación con los aderezos de otras campañas: la poca presencia del hecho religioso en sus debates y propuestas en comparación con otras en las que existía auténtico “ruido de sable” producido por el laicismo excluyente de algunos políticos en torno a algunos aspectos fundamentales de la presencia pública del hecho religioso y de las religiones.

Las religiones siempre han interesado a la política y a la sociología porque, sin duda, inciden de alguna manera en importantes aspectos de la vida social. Son un instrumento esencial para la cohesión de la sociedad, y, entre otras muchas funciones, aportan una presencia altamente positiva en campos tan importantes como la sanidad, la educación, los servicios de bienestar, de promoción cultural y deportiva, etc. Aportaciones fundamentales para la creación de lo que algunos sociólogos denominan capital social de un país. De ahí el reconocimiento expreso en nuestra Constitución que, desde su declaración de no confesionalidad del Estado, garantiza la libertad religiosa y de culto y las relaciones institucionales de cooperación con la Iglesia Católica y las demás confesiones.

Es fácil deducir por ello que el hecho religioso y su tratamiento por los poderes públicos y los partidos políticos representan un buen termómetro para medir la temperatura democrática de un país. Y es precisamente por eso por lo que resulta realmente sorprendente que en una campaña electoral con tantos y diversos enfoques para atraer la atención del electorado, el hecho religioso haya sido el gran ausente en sus programas, debates y formulaciones. ¿cuestiones secundarias para algunos?, ¿carencia de respuestas para otros?, ¿miedo a decidir sobre temas candentes y conflictivos?, ¿indiferencia?...

Porque, sin duda, son muchos y de gran calado social los temas pendientes por aclarar en el tratamiento público de los partidos políticos con relación al hecho religioso: los acuerdos Iglesia-Estado que algunos partidos políticos quieren derogar o cambiar, los conciertos educativos, la presencia de la asignatura de religión en la escuela pública, la inmatriculación de inmuebles históricos por la Iglesia Católica, la exención del IBI a los edificios de las confesiones religiosas, la presencia de representantes del Estado en ceremonias de carácter religioso… Sin entrar en temas de carácter moral que afectan a la conciencia personal.

Tratarlos en los programas de los partidos y debatirlos en las campañas electorales es una exigencia de transparencia democrática.

Y AHORA... EL ARANÉS - Manuel Muñoz de Luna Sánchez (14 de junio de 2019)

Con tal de despreciar un idioma que es requerido como segunda lengua por millones de interesados en poder llegar a expresarse en el, quienes deberíamos sentirnos orgullosos y ampararlo y protegerlo, nos permitimos en ocasiones despreciarlo o relegarlo a un segundo lugar o hasta ignorarlo. Me refiero a nuestro idioma, el castellano, alabado y estimado durante siglos y testimoniado documentalmente por gloriosos escritos entre los que tiene como buque insignia El Ingenioso Hidalgo Don Quijote de la Mancha. En Nuestra Querida España, que goza de otras Lenguas, siempre tuvimos el honor de tenerlo como identificativo para unir nuestro sentimiento de unión, respetando a todos y cada uno de los expresados.
Entre los diferentes idiomas tenemos el aranés, al igual que el castúo o el bable, entre otros. Todos tienen su lugar en las distintas zonas de España, pero ninguno, ni los mas extendidos ni los que pudieran intentar expandirse, deberían ocupar un lugar que pudiera oscurecer lo que nos identifica en el mundo entero.

UN SOS QUE TE PUEDE TOCAR. DONA SANGRE - Grupo Areópago (13 de junio de 2019)

El 14 de junio se celebra el Día Mundial del Donante de Sangre. Hay días que se deberían conmemorar siempre porque la generosidad y el amor tendría que darse sin que nos lo tuvieran que recordar. Aún así, bienvenido sea el Día Mundial del Donante de Sangre, que nació con el objetivo de animarnos a donar sangre y crear conciencia del bien que hacemos cuando se produce. No podemos olvidar, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), que cada dos o tres segundos alguien en algún lugar del mundo necesita sangre y que periódicamente son los hospitales los que lanzan un SOS pidiendo donaciones.

Es un gesto de amor enorme, más que un acto social que se suele repetir entre quienes ya son donantes. La sangre se dona sin saber para quién es; es para quién lo necesita en un momento determinado. La sangre se confía a los médicos que son los testigos y fedatarios públicos de nuestra donación. Nuestra sangre es un bien que se traduce en dar la vida por los demás.

En 2018 el lema de la Campaña del Día Mundial del Donante de Sangre fue “date a los demás. Dona Sangre. Comparte Vida”. Un lema sencillo y claro. En esta edición de 2019, según la Organización Mundial de la Salud (https://www.who.int/es/campaigns/world-blood-donor-day/2019/about, es),  es “Sangre segura para todos”. Se quiere poner el foco de atención en la necesidad universal de sangre segura, creando suministros de sangre sostenibles a nivel nacional que permitan atender las necesidades de los pacientes. En la explicación de la campaña se indica que se quiere “alentar vivamente a más personas en todo el mundo a convertirse en donantes de sangre y a hacer donaciones regulares como forma de lograr el acceso universal y oportuno a transfusiones de sangre segura”. Una llamada a cada uno de nosotros.

Según datos de la OMS “la tasa de donación de sangre por cada 1000 personas es de 32,6 en los países de ingresos altos, 15,1 en los de ingresos medios altos, 8,1 en los de ingresos medios bajos y 4,4 en los de ingresos bajos” (https://www.who.int/es/news-room/fact-sheets/detail/blood-safety-and-availability). Este porcentaje en países desarrollados todavía es muy bajo. ¿Por qué no hay más donaciones? ¿Por qué esta falta de conciencia para dar vida? ¿Por qué no dar lo que se nos ha regalado?

Es urgente y es prioritario animarnos a ser generosos y a donar sangre habitualmente. No podemos hacer oídos sordos a los avisos urgentes que nos llegan indicando que se necesita sangre de un tipo de grupo sanguíneo, porque no sabemos si mañana seremos nosotros los que gritemos: SOS.

Un gesto silencioso, como definió el Papa Francisco en la Jornada de 2015, “que contribuye a ayudar a millones de hermanos en dificultad”.

ESPAÑA SE ASOMA A LOS PACTOS - José-Tomás Cruz Varela (11 de junio de 2019)

Opinar y escribir en estos momentos sobre pactos políticos en España es correr un riesgo, pero tampoco el guardar silencio nada o menos soluciona.

Reconociendo que el derecho al voto y las propias elecciones son una necesidad recogida en nuestra Constitución, no es menos cierto que el haber tenido que acudir dos veces a las urnas en un mismo mes, con todo lo que ello conlleva, ha supuesto para los españoles un incordio considerable.

Para empezar, si tal acto solo consistiera en tener que depositar las papeletas de la formación política elegida, tampoco el sacrificio resultaría abrumador. El problema radica en que soportar dos campañas electorales al margen de lo expuesto  con la consiguiente repercusión en los medios de comunicación, suponen un hartazgo considerable escuchando la apabullante retahíla de promesas de los políticos pertenecientes a los distintos partidos, todo ello vinculado a sus monótonas declaraciones, repetitivos mítines e inaguantables debates, que en su conjunto resultan soporíferos.

Posteriormente, afrontar el juego de los pactos con los  presuntos acuerdos, convenios y chalaneos varios a los que los ciudadanos asistimos como convidados de piedra, tampoco no son precisamente gratos a golpe de repeticiones y negociaciones: tu me apoyas en Madrid y yo te resuelvo lo de Nevara… etcétera, a lo cual hay que añadir el problema de las personas que ocuparán, tras las consiguientes discusiones, dichos cargos. Tarea que pareciendo sencilla a simple vista realmente es todo lo contrario, motivado por la entrada del conflicto de intereses.

La estrategia de los pactos, normalmente, consiste en presionar e intimidar al posible socio hasta que ceda y obtener los beneficios perseguidos. En esta ocasión, lo curioso del caso es que siendo Sánchez el encargado de formar Gobierno, hasta el momento no ha dado un solo paso para ser investido por la mayoría de la Cámara.

En principio, para el presidente en funciones, la investidura no tiene más recorrido que negociar con Unidas Podemos, PNV y algunas abstenciones de grupos minoritarios, si bien es de todos conocido que a Sánchez le repatea el empecinamiento de Iglesias exigiendo un Gobierno de coalición con el nombramiento de los consiguientes ministros en función de la aportación de sus 42 diputados, algo que el líder del PSOE trata de rechazar hasta el grado de que en caso de no llegarse a un acuerdo ya se cuestiona la necesidad de recurrir a unas segundas elecciones generales.

En otro orden  pero continuando con la pauta electoral, el próximo sábado día 15, obligatoriamente deberán quedar decididos todos los nombramientos de alcaldes a nivel nacional. Siendo muchos los temas que a estas alturas quedan por solventar. Incluidas las problemáticas designaciones de Madrid y Barcelona. La casuística pendiente es altamente compleja, materia sobre la que los ciudadanos ignoramos en su totalidad.

Para los políticos, tras finalizar el paso por las urnas, los ciudadanos quedamos incorporados a la categoría de los olvidados que no estamos en la memoria de nadie. Inquilinos del vacío que pasamos inadvertidos e ignorados física e intelectualmente. Mal informados y relegados al papel de meros observadores. Eso y muy poco más es lo que representamos para los políticos, a los que salvo escasísimas excepciones, solo les ocupa y preocupa su propia ambición como meta final y poder seguir ejerciendo como distinguidos “trepas” de la cosa... ¡¡Tiempo al tiempo!!

Atentamente.

ROMÁN ESTÁ DESEANDO IRSE DE GUADALAJARA - Pedro Pasabados (8 de junio de 2019)

Empiezo a temer que Ciudadanos esté por la labor de facilitarle a Antonio Román la salida del Ayuntamiento de Guadalajara que tanto desea. La misma noche electoral, cuando se tuvo noticia del batacazo del PP en la ciudad, sin que nadie se lo hubiera pedido, Román dijo que estaba dispuesto a quitarse del medio si eso ayudaba a conformar en Guadalajara un pacto a la andaluza entre PP, Ciudadanos y Vox.

Desde entonces, he escuchado en más ocasiones ese mismo mantra por parte de Román y, lo que me asusta más, también por parte de Ciudadanos, que vienen a insinuar que las políticas del Ayuntamiento de Guadalajara son culpa de Román y que sin él habrá cambio.

Me pregunto si no recuerdan en Ciudadanos lo bien que les salió hace cuatro años esta estrategia en la Diputación provincial. Entonces no quisieron facilitar el gobierno del PSOE. Prefirieron que gobernase el PP y se conformaron con pedir que la presidenta de la institución provincial no fuese Guarinos. Regeneración lo llamaron. Pues bien, todo el mundo sabe que la Diputación siguió realmente en manos de Ana Guarinos, que ha estado cuatro años como diputada regional y moviendo los hilos de la Diputación;  que ha seguido siendo una institución al servicio del PP y no de los pueblos; que las ayudas han llegado a los pueblos en función del color político del alcalde o la alcaldesa, y no de las necesidades reales que hubiese en ellos. Por no mencionar que Ciudadanos empezó la legislatura con una diputada provincial y acabó sin ella, porque el PP compró su voluntad y sus votos.

En definitiva, que la regeneración no llega por vetar a un político, eso es puro postureo y lo demuestran los cuatro años de Diputación. La regeneración llega por cambiar las políticas y eso pasa por cambiar al partido político que las lleva a cabo. El Ayuntamiento de Guadalajara se regenerará y Guadalajara avanzará si Ciudadanos facilita que Alberto Rojo sea alcalde, que coincide con lo que ha votado la ciudadanía.

Román está deseando irse de Guadalajara. Se ha buscado la salida del Senado y estará allí haciendo oposición a Guadalajara, como lo ha hecho desde la Alcaldía durante sus 12 años de mandato. Espero que Ciudadanos no le sirva de coartada y no facilite un cambiazo que, a todas luces sería un fraude a la ciudadanía.

LAS SERIES Y LA GUERRA CULTURAL - Grupo Areópago (6 de junio de 2019)

Uno de los principales campos de batalla de la guerra cultural en nuestros días son las series televisivas. La televisión sigue teniendo un gran influjo en las personas mayores y de mediana edad, pero los jóvenes ya no ven la televisión, se alimentan de series. Los valores insertados en los guiones de las series se propagan sin resistencia y sin ningún tipo de análisis, el sentido crítico se anula bajo el despliegue de emociones de la trama argumental y el espectador acaba haciendo suya la cultura de los guionistas.

Por tanto, la primera elección del espectador debe ser la de elegir a su proveedor de series. La carga ideológica de las producciones de los últimos años no puede ser recibida acríticamente por un espectador maduro. No es casualidad el tratamiento que temas conflictivos reciben en estas producciones: la violencia, la homosexualidad, la familia, la religión, la política, el matrimonio, el aborto… Hagan el esfuerzo de analizar cómo se tratan (o se ignoran) estos temas y tomen sus decisiones de forma coherente. Hay mucho en juego.

Pero las grandes productoras de contenido han dado recientemente un paso sorprendente (Disney y Netflix amenazan con dejar de grabar en Georgia si endurece la ley del aborto), condicionando la decisión empresarial de dónde grabar sus producciones a la derogación de leyes pro-vida. No es que tomen posiciones ideológicas, promocionando o combatiendo un proyecto de ley (no se dejen engañar por el titular), lo que quieren es que no entre en vigor una ley ratificada por el gobernador de Georgia el pasado 7 de mayo.

La posición de estas productoras está más cerca del chantaje (“o cambias la ley o me llevo los puestos de trabajo”) que de la libertad empresarial frente a una decisión política (“me llevo los puestos de trabajo porque has cambiado la ley que me perjudica”).

Si las decisiones empresariales de Disney y Netflix toman una clara posición ideológica, es lógico pensar que su línea editorial está en la misma dirección.

Piensen en ello y tomen sus decisiones.

CUANDO VEMOS QUE LOS RICOS SE HACEN LAS VÍCTIMAS - Martín Martínez (30 de mayo de 2019)

Que un bebé llore, lo encontramos normal. De hecho lo encontramos normal y positivo. Pues, «el que no llora no mama». De hecho, es una manera de comunicar. Y una herramienta para sobrevivir. Cuando los niños, se hacen las víctimas, «mamá, me ha pegado!», Ya no lo encontramos tan aceptable. Cuando el victimismo lo practica el estudiante, que tras mostrarnos las notas, insinúa que el profesor le tiene manía. Empezamos a preocuparnos, pues, sabemos que los que no practican la autocrítica, no mejoran.

Generalizando mucho, aceptamos un cierto victimismo, pues, consideramos normal hasta cierto punto, que la gente quiera aprovechar los beneficios que se derivan de esta práctica: Primero, la compasión que se despierta. Luego, que no te pregunten, ¿y tú qué has hecho?.

Esto, se acepta, hasta cierto punto. Pero, cuando vemos que ciertos territorios ricos, se hacen las víctimas. Y terminan diciendo: «Queremos decidir más, queremos pagar menos. Nosotros primero!». Cuando vemos esto, se nos acurre lo siguiente: «Tenemos que hablar!. Tenemos que pensar!». Yo ahora estoy pensado en el Brexit y en el independentismo catalán.

CUIDADOS PALIATIVOS - Grupo Areópago (27 de mayo de 2019)

La noticia mediática sobre el suicidio asistido de Mª José Carrasco volvió  a reabrir con más crudeza el debate social acerca de la legalización de la eutanasia y el derecho al suicidio asistido.

Tanto la eutanasia como el suicidio asistido se plantean para muchos como solución humanitaria ante situaciones de sufrimiento, en base a una falsa compasión, ignorando la medicina paliativa y olvidando que la vida es objeto de protección en el ámbito penal incluso frente a la voluntad de su titular, que no tiene derecho a disponer de ella libremente y que, por ello, no está legitimado para autorizar a los demás a que lo maten.

 La diferencia fundamental entre ambas figuras jurídicas es que en el suicidio asistido el enfermo ingiere fármacos letales que se le administran por terceros, mientras que en la eutanasia se lo administraría el personal sanitario; Sin embargo, no es eutanasia la renuncia al ensañamiento terapéutico, es decir, la renuncia a las prácticas médicas no proporcionales a la situación real del paciente concreto.

Los cuidados paliativos no pretenden ni acelerar ni retrasar la muerte, sino que intentan respetar su curso natural e integran una serie de cuidados, ofrecidos por un equipo interprofesional, incluyendo los espirituales y psicológicos del paciente y ofreciendo un sistema de soporte a las familias con el fin de adaptarse durante la enfermedad del paciente y en la fase posterior de duelo. Se afronta así la muerte como un proceso natural, donde se vive hasta el final con unos cuidados de calidad.

Éstos han sido reconocidos desde los años 80 por la Organización Mundial de la Salud como uno de los pilares de atención a los pacientes con cáncer y otros procesos crónicos en fases avanzadas y terminales; Son una prestación sanitaria que la legislación española contempla como básica en la “Ley de Cohesión y Calidad en el Sistema Nacional de Salud” y, que a su vez, recoge dentro de la Cartera de Servicios comunes del Sistema Nacional de Salud.

En el año 2000 se fijaron las bases para el desarrollo del plan nacional de cuidados paliativos, existiendo en la actualidad solo planes autonómicos que los regulan. Por ello hace falta elaborar una ley orgánica que garantice el acceso universal y equitativo a los cuidados paliativos de calidad en el Sistema Nacional de Salud, evitando así las desigualdades en la legislación autonómica sobre la atención al final de la vida, y es lo que debemos reclamar a nuestros políticos.

El objetivo de los cuidados Paliativos, podría resumirse en la idea expresada por quién fue el responsable de la oficina de cuidados Paliativos de la OMS, J.Stenjward:

“Todos hemos nacido y todos vamos a morir. Deberíamos tener con los que dejan esta vida los mismos cuidados y atención que tenemos con los que llegan a ella, los recién nacidos”.

IN ILLO TEMPORE - Manuel Muñoz de Luna Sánchez (22 de mayo de 2019)

Y no hace tanto tiempo en que la vida transcurría de una forma que sería insoportable hoy día.

Habría muchos ejemplos que podrían demostrar esta apreciación, pero como para muestra vale un botón, recurriremos a la evolución de la comunicación telefónica,  y que posiblemente mayor repercusión ha experimentado en nuestro devenir diario:

Eran contadas las familias que tenían la posibilidad económica o la necesidad de tener instalada una línea telefónica en su domicilio. Para comunicarse con familiares u otras personas que sí tuvieran este servicio, tenían que acudir a las centrales de teléfonos (antes de la instalación de cabina públicas)  y desde allí solicitar la comunicación correspondiente. El locutor o locutora avisaba cada tres minutos de que había transcurrido este tiempo puesto que cada tres minutos se facturaba la locución.  Si con quien deseabas conectar tampoco tenía línea de teléfono, existía el aviso de conferencia que consistía en avisar del locutorio al destinatario de la llamada de la hora en que ésta se produciría. También existían las transferencias telefónicas de banco a banco en las que habían unas claves concertadas para confirmar la cantidad correspondiente. De la misma forma se trataba a un cliente de banca que se personaba en su banco, pero en localidad distinta y se veía necesitado de efectivo.

Extendía el talón correspondiente pero su firma y personalidad no podía constatarse hasta el año 1952 en que se instauró el D.N.I. y el recurso era el teléfono. Entonces se recurría a describir telefónicamente la personalidad del interesado, con sus rasgos físicos, que pudiera dar la certeza de la personalidad del demandante.

La diferencia negativa que supone el cambio es que hoy día existe lo que podríamos llamar comunicación técnica, que consiste en estar constantemente pendiente de un nuevo miembro de nuestro cuerpo que es el teléfono móvil y reparar menos en lo que existe fuera de él.

Mande su carta al director

Nombre*

Email*

Título*

Comentario* (Max. 1500 caracteres)

Captcha*

Captcha image

Términos y condiciones

CLÁUSULA

El Digital Castilla la Mancha en ningún caso guarda las direcciones que introduzca para su posterior uso. Los datos que ponga solo serán usados para enviar a la redacción del periódico los comentarios que adjunte.