Confidencial

Confidencial


EDCM

La prueba definitiva de que los conejos lo invaden todo en Castilla-La Mancha

Son miles los agricultores y ganaderos afectados por la plaga de conejos en casi 300 municipios de Castilla-La Mancha, donde calculan que las pérdidas podrían superar los 600 millones de euros. Además, la plaga de conejos ha supuesto la merma de hasta un 70 por ciento en cultivos de viñas, olivar, pistachos, almendros nuevos y cereales, cebada y trigo.

El plan general que reconoce al conejo como especie cinegética preferente fue aprobado en el año 2009, cuando la población del conejo había sufrido un importante declive y su desaparición era una amenaza, pero años después la proliferación de esta especie ha provocado que los daños agrícolas a cultivos herbáceos y leñosos hayan pasado de ser puntuales a permanentes. Castilla-La Mancha es probablemente la región más castigadda por la plaga, y pese a ello no se han tomado medidas realmente eficaces para combatirla. Ni siquiera ha sido declarada como plaga.

En ese sentido, la diputada regional del PP Lola Merino, ha denunciado repetidamente que el trabajo de los agricultores "no es alimentar conejos, es producir alimentos y, lamentablemente, el Gobierno de Page y Podemos no escucha a los agricultores afectados  y está dando la espalda a un sector que es estratégico en Castilla-La Mancha".

La situación ha llegado a tal extremo que los alcaldes de los municipios afectados se muestran seriamente preocupados porque los conejos invaden ya hasta los cementerios, tal como puede apreciarse en la imagen de arriba. Es indigno ver las tumbas, aunque sean muy antiguas, horadadas por estos mamíferos invasores que no entienden de respeto a los muertos. Quizá hay cierto descuido por parte de los responsables del cementerio, pero es la prueba inequívoca de que los conejos están, en muchas zonas de Castilla-La Mancha, en todas partes, incluso allí donde nadie quiere estar.

Compartir