Confidencial

Confidencial


EDCM

Doble enfado de los hosteleros de un pueblo de Toledo con el Gobierno regional

La Consejería de Sanidad, a través de la Delegación Provincial de Sanidad en Toledo, decretó el pasado sábado la prórroga y endurecimiento de las medidas especiales vigentes en Illescas, Seseña y Yuncos para evitar la expansión del coronavirus. Son poblaciones cercanas a Madrid en las que la Junta de Comunidades está extremando las medidas contra el Covid-19 por considerar que tienen mayor riesgo y están más afectadas que en otras zonas de la provincia de Toledo.

De esta forma, en el ámbito de la hostelería, está suprimido el servicio en interior de locales cerrados de establecimientos. Las terrazas de bares y restaurantes tienen reducido el aforo al 50 % del máximo que tuvieran establecido previamente, manteniendo en todo momento el resto de medidas establecidas en la normativa en cuanto a distancias de seguridad y agrupación. 

Los hoteles sólo podrán contratar el 75 % de su capacidad. El uso de sus zonas comunes se verá limitado en su aforo al 50 %.

Pero no todos están de acuerdo con dichas medidas, sobre todo al entender que hay otras poblaciones toledanas más afectadas a las que no se les ha impuesto medias tan restrictivas. En ese sentido, los hosteleros de Seseña están doblemente preocupados y enfadados por la situación.

Gustavo De La Torre, gerente de un restaurante local y uno de los representantes de la asociación de hosteleros de Seseña, que se encuentra en proceso de constitución, ha comunicado a este diario que este lunes han mantenido una reunión con la alcaldesa y las concejalas de Sanidad, Medio Ambiente e Igualdad con un tema único sobre la mesa: "Las medidas desproporcionadas que se nos comunicaron el viernes, 18, para su aplicación desde el sábado, 19".

El enfado no solo es por las restricciones sino porque sienten que son desproporcionadas respecto a otras poblaciones con mayor contagio de coronavirus. Ponen como ejemplo el caso de Fuensalida, donde la tasa de infectados dobla la de Seseña, según los hosteleros de esta localidad, que consideran las medidas injustas.

Durante la reunión con las autoridades municipales "lo único que se nos dejó claro es que ellos no tienen capacidad para modificar o provocar que se modifiquen esas medidas", cuentan los hosteleros.

Compartir