Confidencial

Confidencial


EDCM

El consejero de Sanidad sentencia a la concejal vacunajeta de Toledo

Jesús Fernández Sanz, consejero de Sanidad del Gobierno de Castilla-La Mancha Jesús Fernández Sanz, consejero de Sanidad del Gobierno de Castilla-La Mancha

El consejero de Sanidad del Gobierno de Castilla-La Mancha, Jesús Fernández Sanz, tuvo ayer su día de gloria al ser el encargado de anunciar las medidas del gobierno regional para relajar las restricciones impuestas por la lucha contra la pandemia del coronavirus. Dijo claramente que las duras restricciones impuestas han contribuido a reducir el número de contagios, de ingresos hospitalarios y de muertes, y dio las gracias a los ciudadanos por asumirlas y cumplirlas.

Todo eso podría haberlo aprovechado el presidente castellano-manchego, Emiliano García-Page, para contarlo el mismo y ponerse la medalla de este éxito parcial frente a la terrible pandemia que sufrimos, que es lo que hacen otros mandatarios, expertos en apuntarse a las buenas noticias y en huir de las malas. En cualquier caso Fernández Sanz dejó ayer claro por qué es uno de los consejeros mejor valorados del Gobierno regional.

Y lo hizo entre otras cosas porque no rehuyó la pregunta sobre la concejal de la Puebla de Montalbán que se ha vacunado sin corresponderle, tal como adelantó EL DIGITAL CLM. El consejero mostró sus dudas al respecto de la situación de esta concejal del Ayuntamiento de La Puebla de Montalbán (Toledo) que recibió una dosis de la vacuna argumentando que lo hacía por consejo médico, ya que trabaja en viviendas tuteladas.

Fernández Sanz dejó en evidencia a dicha concejala al decir que no cree que un equipo médico le recomendase recibir la vacuna, ya que los equipos médicos "se dedican a administrar la vacuna con un procedimiento concreto y de acuerdo a la estrategia de vacunación".

Y no quedó todo ahí ya que a continuación expresó su suposición de que el "partido estará investigando si esto ha sido así o no, y tendrá sus consecuencias en caso de que no haya sido de acuerdo al plan de vacunación oportuno". Ni tenía que ser más claro ni comprometerse más allá de lo que le exige su cargo y el conocimiento del caso.

Por el momento, y a pesar de las presiones de la oposición en el ayuntamiento de La Puebla, la concejala no tiene intenciones de dimitir. Mientras tanto, el PP no dejará pasar la oportunidad de echárselo en cara al PSOE y a su máximo dirigente en la región, Emiliano García-Page, al que acusan de no tomar medidas contra esta concejal ni contra la alcaldesa de la localidad toledana de Villamiel, de la que dicen también que se ha colado en el grupo de los vacunados sin corresponderle.

 

Compartir