18 de septiembre de 2019
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google+
Buscar
Publicidad Suscripción al boletín
Confidencial

Confidencial

EDCM

Éxito sin paliativos de un político de la región con mucho futuro por delante

Si hay un político en Castilla-La Mancha que ha triunfado estos días ha sido el presidente de la Diputación de Ciudad Real, número uno del PSOE por esta provincia a las Cortes regionales y secretario general de los socialistas ciudadrealeños. Antes que político su éxito es de gestión después de conocerse los resultados extraordinarios de esta última edición de la Feria Nacional del Vino (FENAVIN) que promueve la Diputación y que dirige con acierto desde hace años el escritor y periodista Manuel Juliá.

Caballero no ideó Fenavin ni la puso en marcha, pero sí ha sabido poner los medios necesarios para que se mantenga y crezca hasta el punto de convertirla en referente del sector a nivel nacional e internacional. Hay quienes ponen pegas a esta feria por tener un control excesivo de las administraciones públicas y por la consecuente dependencia de sus presupuestos, pero la mayoría, en cambio, opina que merece la pena la inversión por los grandes beneficios que reporta a la capital ciudadrealeña y por la repercusión altamente positiva que tiene en el sector vitivinícola, en el que la provincia se encuentra a la cabeza en producción.

Ahora que acaba la legislatura, Caballero puede hacer balance de su gestión con la tranquilidad de quien ha hecho los deberes con una puntuación más que notable. La suya es una de las diputaciones de España más saneadas, sin que por ello haya dejado de cumplir sus obligaciones con los ayuntamientos de la provincia. En la Diputación no ha habido sobresaltos en estos cuatro años y la relación con los grupos de la oposición no ha sido tensa en ningún momento, lo cual revela un alto grado de paz interna y de normalidad institucional.

Por otra parte, también en lo político ha avanzado Caballero. Y mucho. Su imagen ha cambiado profundamente y ha alcanzado el respeto y solidez que le faltaba en otros tiempos, cuando debía cumplir con el papel de ave de presa que tenía encomendado. Ahora es uno de los grandes referentes del PSOE castellano-manchego y con un futuro político por delante que está por escribirse. Todos le sitúan como uno de los posibles sucesores de García-Page como candidato a la Presidencia de la región en las autonómicas de 2023. La política es muy cambiante en estos tiempos y todo puede suceder, por lo que no se puede dar nada por seguro, pero Caballero está bien situado y está colocando debidamente sus piezas en el tablero. A nadie le ha pasado desapercibida la promoción de Blanca Fernández y de Cristina Maestre, la una como cabeza de lista al Congreso -ya diputada electa- y la otra como candidata al Parlamento Europeo y segura eurodiputada. Habrá que ver quién entra en el futuro Gobierno regional si Page tiene que volver a conformarlo, pero seguro que ahí también tendrá a alguno(s) de los suyos José Manuel Caballero.

Lo importante, por el momento, es que FENAVIN haya sido un éxito.

COMPARTIR: