Confidencial

Confidencial


EDCM

Todos pendientes de la consejera de Page que tiene respeto, pero no miedo

Rosa Ana Rodríguez, consejera de Educación de Castilla-La Mancha Rosa Ana Rodríguez, consejera de Educación de Castilla-La Mancha

Para bien o para mal, y porque no puede ser de otra manera, la figura de referencia en Castilla-La Mancha en la gestión de la crisis del coronavirus es el propio presidente del Gobierno regional, Emiliano García-Page. En alguna medida lo es también el consejero de Sanidad, pero nada que ver. El que se lleva las críticas o los halagos, el que hierra o acierta a la vista de los ciudadanos, el que riñe a Madrid y luego se entiende con su presidenta, el que dice que nuestra Comunidad es la que más rastreadores ha puesto a perseguir a los contagiados o el que aparece con frecuencia en medios nacionales para hablar de su gestión y la de Pedro Sánchez es Page, no el consejero. Jesús Fernández está centrado más en la gestión directa de la crisis. Igual que el vicepresidente, José Luis Martínez Guijarro, que en sus intervenciones públicas no suele meterse en la camisa de once varas de la pandemia.

Sin embargo, si esta semana hay alguien, además de Page, de quien todo el mundo está pendiente en Castilla-La Mancha es de la consejera de Educación, Cultura y Deportes, la toledana Rosa Ana Rodríguez, que tiene el papelón de poner en marcha el curso escolar sin saber si las clases presenciales van a llegar hasta final de curso o se van a suspender a poco de arrancar. Es la incógnita que tiene en vilo a padres, profesores y alumnos. Aquí se está haciendo lo que en todas partes, que es abrir los centros escolares por responsabilidad y porque es lo que requiere una enseñanza plena y de calidad. Lo que pueda pasar ya se verá y se actuara en consecuencia.

La otra pregunta que se hace todo el mundo es si las autoridades educativas han tomado las medidas necesarias para que el inicio del curso se desarrolle con las máximas garantías de seguridad y prevención ante el coronavirus. Y ahí es donde la consejera de Educación de la región asume la máxima responsabilidad. Todo indica que se han extremado las medidas y que las normas y órdenes establecidas se están aplicando con rigor. Otra cosa son las carencias previas del sistema y las infraestructuras educativas –instalaciones, número de docentes, personal…- que complican la situación y dificultan la estricta aplicación de las medidas de prevención contra el virus. En cualquier caso es previsible que lo que ocurra en Castilla-La Mancha será lo mismo en términos generales que en el resto del país.

Rosa Ana Rodríguez explicó ayer con detalle cómo va a ser el comienzo de curso este 9 de septiembre de 2020, el más atípico de todos los inicios de curso en la historia de la región. Han sido 30.000 los docentes a los que se les ha realizado los test serológicos, pero se les ha hecho a la mayoría con tanta antelación que el resultado de dichas pruebas, aparte de tener una fiabilidad en torno al 70%, de poco sirven ahora. Y además faltan los interinos.

Rodríguez ha desvelado que "el 10 por ciento del profesorado ha pasado ya la enfermedad", una cifra pequeña pero en consonancia con el resto de la población. Solo un centro de la región no abrirá hoy sus puertas porque la mayoría de sus profesores están contagiados. Si hay infectados en el resto de colegios e institutos se irá viendo sobre la marcha. La bajada de temperaturas quizá no influya en la propagación de los contagios, ya de por sí disparados en estos momentos, pero sí puede acentuar la gravedad de los que desarrollen la enfermedad. Si se colapsan los hospitales habrá de nuevo confinamiento y los colegios tendrán que cerrar como ya hicieron el curso pasado. La cuestión es aguantar hasta que se disponga de vacunas eficaces y tratar de mantener las clases presenciales porque es lo más adecuado para que la enseñanza sea plena y no haga perder más tiempo del debido en la vida de nuestros jóvenes.

La consejera ha pedido a los padres "dar normalidad" para que "los niños no vivan una situación de sobreexposición al virus, con temor permanente". Y ha sentenciado que "hay que tener respeto, pero no miedo". Y así debe ser exactamente.

Compartir
Update CMP