14 de diciembre de 2017
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google+
Buscar
Publicidad Suscripción al boletín
Confidencial

Confidencial

EDCM

El famoso empresario pide agua del Tajo medio, pero le da canguelo pedirla del Ebro

El expresidente de Sacyr, Luis del Rivero, ha dado la campanada con sus declaraciones sobre el agua del Tajo y su petición de exigir que se liberen los embalses de la cabecera del Tajo para que se pueda enviar más agua a Murcia, donde el polémico empresario tiene intereses y fincas de regadío en Cartagena. Sus comentarios han sorprendido y han molestado en Castilla-La Mancha, que aguanta el expolio de nuestro río hasta límites extremos en una época de sequía que ha reducido los embalses de Entrepeñas y Buendía a la mínima expresión.

Del Rivero pide el rescate de las concesiones hidroeléctricas para que el agua de los embalses deje de estar controlada, según él, libremente por empresas privadas, pasando a regular la Administración los desembalses, incluidos los de la cabecera del Tajo. Su deseo, seguramente, es que una vez pase el control a la administración pública se pueda trasvasar más agua aún al Segura, lo cual es completamente descabellado porque dejaría con menos agua aún la cuenca del Tajo.

Considera Del Rivero que las concesiones de las empresas hidroeléctricas implican falta de control en los desembalses de agua de los pantanos, con el fin de producir una energía eléctrica "que les sale muy barata".

Tan sorprendente como lo anterior es que Del Rivero quiera resucitar el Plan Borrell con la construcción de un nuevo acueducto desde el Tajo medio "y por redotar la cabecera". Luis del Rivero resalta que con una pluviometría un 15% inferior, existe un 15% menos de agua en los embalses de la cuenca respecto de la media de los últimos diez años; pero en los embalses de cabecera que abastecen al Trasvase Tajo-Segura el descenso ha sido de un 60%. Además, advierte que en los datos del embalse de Alcántara, junto a Portugal, esa disminución solo ha sido del 4%.

Para Del Rivero eso quiere decir que en un año de relativa sequía y con vientos escasos, las dueñas reales del agua han estado desembalsando de forma enérgica para producir electricidad barata, lo que repercute favorablemente en sus cuentas de resultados”, razona quien ha buscado toda su vida engordar la cuenta de resultados de las poderosas empresas a las que ha pertenecido. El empresario se atreve a pedir un nuevo acueducto que permita trasvasar agua del Tajo medio pero le debe atemorizar pedir lo mismo de la desembocadura del Ebro, tal como planteaba el Plan Hidrológico Nacional que se aprobó en tiempos de Aznar con el apoyo de otros partidos y de presidentes autonómicos de entonces, entre ellos el de Castilla-la Mancha, el socialista José Bono.

Del Rivero no se atreve a pedir agua del Ebro porque sabe que le crujirían desde Aragón y Cataluña. Cree que es más fácil seguir expoliando el agua de Castilla-La Mancha, que lleva décadas cediendo su agua a Levante y Andalucía.

Del Rivero ha estado imputado en el caso Bárcenas por un tema relacionado con Castilla-La Mancha, pero su participación en la trama Gürtel puede alcanzar mayores dimensiones dado que en el mes de abril de 2014, el magistrado Pablo Ruz, instructor del caso Bárcenas, desveló que habían sido descubiertas cuentas secretas en un banco suizo en las que tanto Luis del Rivero como su socio José Manuel Loureda habían recibido diversos pagos de un miembro de la banda Gürtel, el empresario aragonés Amando Mayo, imputado a su vez en la causa por su presunta implicación en la "Operación Arganda" (el mayor "pelotazo" de la banda), a través de sociedades-pantalla residenciadas en el paraíso fiscal de Belice, creadas ad hoc con la finalidad de disimular su verdadera identidad.

COMPARTIR: