15 de diciembre de 2019
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google+
Buscar
Publicidad Suscripción al boletín
Confidencial

Confidencial

EDCM

Los críticos del PP-CLM ¿por qué atacan a Núñez y elogian a Casado si a éste le ha ido peor? 

Paco Núñez con Alberto Núñez Feijòo ayer en a sede nacional del PP

El presidente del PP de Castilla-La Mancha, Paco Núñez, pasó ayer la mañana en Madrid “asistiendo al Comité Ejecutivo Nacional del Partido Popular junto al presidente Pablo Casado. Trabajando por el futuro de España, como siempre hemos hecho y seguiremos haciendo en el PP”, como el propio Núñez contó públicamente a través de las redes sociales.

Todo ello mientras permanecían en el ambiente los ecos del comunicado de la llamada corriente crítica del PP castellano-manchego, que el lunes por la tarde reflexionaban en alto lamentando que la mayor parte de los votos de Ciudadanos en la región hayan ido a parar a VOX

El portavoz de los críticos, Antonio Martínez, considera que ha sido "un error de partida" la renuncia de Núñez a alcanzar acuerdos para incluir en la lista a su corriente y que eso ha sido determinante para que finalmente los castellano-manchegos rehusaran de nuevo apoyar masivamente en las urnas al PP”. Y eso, asegura, “a pesar de la magnífica campaña realizada por el presidente nacional, Pablo Casado, y su equipo en la comunidad autónoma".

Martínez cree que "la ilusión generada por Casado se ha visto lastrada por la desilusión que genera Núñez en los electores" y que lo que le falta al PP en Castilla-La Mancha es renovarse. También critican a Núñez por sus acuerdos con el PSOE de Emiliano García-Page, frente a la oposición firme, dicen, que Casado mantiene ante Pedro Sánchez.

Para los críticos “populares” todo se reduce a que no se ha incluido a algunos de ellos en las listas electorales. Posiblemente Paco Núñez haya cometido errores desde que dirige el partido en la Comunidad, pero en ningún caso estaba obligado a incluir en las candidaturas a representantes de una corriente que ni ha sido elegida por los militantes ni se sabe a ciencia cierta en nombre de cuántos de ellos hablan. El problema de Núñez no ha sido negar la entrada a los críticos sino a otras cuestiones; por ejemplo, haberse visto obligado a llevar en las listas a un candidato como José Ignacio Echániz en Guadalajara, la única provincia en la que VOX ha obtenido más votos que el PP y lo ha desplazado al tercer puesto.

Lo que tampoco parece lógico es que critiquen a Núñez por sus resultados en Castilla-La Mancha mientras elogian a Casado cuando el resultado del PP en Madrid ha sido mucho peor (dos puntos menos) que en Castilla-La Mancha. A nivel nacional la diferencia es aún mayor a favor del PP-CLM. Además, la decisión de presentar a Echániz por Guadalajara no fue de Núñez sino de Casado.

Ya decíamos tras la noche electoral, y nos mantenemos en la idea, que tanto Paco Núñez como Emiliano García-Page pueden darse por satisfechos con los resultados obtenidos el domingo. No solo han salvado los trastos sino que han crecido en respaldo electoral, aunque la amenaza de VOX sea ahora más potente y atemorice tanto al PSOE, por lo que pueda suponer en el futuro el avance conjunto de la derecha, como al PP, por los votos que todavía le puedan quitar.

Paco Núñez tiene serios retos por delante, entre ellos algunos de organización interna y pacificación de las provincias que tendrá que resolver paso a paso, con toda la prudencia del mundo y teniendo muy presente el histórico cainismo del PP castellano-manchego. Lo que no parece justificable de ningún modo es que justo el día después de las elecciones un grupo de militantes salgan a poner a caldo a la dirección de su partido porque se han quedado fuera de las listas.

COMPARTIR: