Confidencial

Confidencial


EDCM

Los fisioterapeutas de Castilla-La Mancha aprovechan la crisis para dar un importante paso

La crisis del coronavirus ha pasado y está pasando factura a casi todos los sectores económicos del país y de la comunidad. Dentro de ellos, los fisioterapeutas han sido de los profesionales sanitarios que más han notado estos estragos por la naturaleza de una actividad especialmente sensible a las nuevas recomendaciones sanitarias. 

Por ello, el pasado mes de mayo el Consejo General de Colegio de Fisioterapeutas de España (CGCFE) realizó una encuesta entre sus colegiados sobre cómo les ha afectado el COVID-19. Tras el análisis de los datos de Castilla-La Mancha, el Colegio Profesional de Fisioterapeutas de la región (COFICAM) destacaba que el 96% de los encuestados se ha visto afectado en su ámbito laboral por la crisis sanitaria. Además, las consecuencias económicas de serán perceptibles para el 53% de los fisioterapeutas manchegos.

Por ello, el COFICAM presidido Natalio Martinez Lozano ha creído conveniente  dar un paso definitivo en la digitalización de los centros, teniendo como uno de los principales objetivos velar por el cumplimiento de las normas para garantizar la seguridad de los pacientes en los centros castellanomanchegos de fisioterapia.

En este sentido, han puesto en manos de sus colegiados una herramienta de digitalización que ha permitido a clínicas de toda España anticiparse a los retos de la situación derivada por el SARS-CoV-2 mediante la cuál, los colegiados manchegos podrán hacer uso de un software de gestión y que también sirve para controlar el acceso a sus instalaciones de manera segura y garantizar la digitalización de los historiales clínicos.

Compartir