Confidencial

Confidencial


EDCM

El promotor de la carta de los generales, un retrato de Franco y la mano de Bono

José Bono, expresidente de Castilla-La Mancha José Bono, expresidente de Castilla-La Mancha

Al general de división retirado Francisco Fernández Sánchez se le ha identificado como el promotor de la carta que 73 mandos retirados del Ejército de Tierra dirigieron el 25 de noviembre al Rey. Acusaban al “Gobierno socialcomunista, apoyado por filoetarras e independentistas” de amenazar la unidad nacional.

Este general fue destituido en 2006 como comandante general de Melilla, siendo José Bono ministro de Defensa y con un retrato de Franco por medio.

En aquel momento el expresidente de Castilla-La Mancha José Bono atribuyó el cese a un “relevo normal” dentro de las Fuerzas Armadas. Sin embargo, según ha publicado este lunes El País, el general Fernández fue relevado “tras resistirse a descolgar un retrato de Francisco Franco de la Sala de Honor del cuartel de los Regulares y poner reparos a sancionar como falta grave una carta de un capitán de la Legión a un periódico de Melilla en la que amagaba con `plantarse con su compañía en el Ministerio de Defensa´”. Su cese se produjo poco después de que el teniente general José Mena Aguado fuera destituido y arrestado por sugerir, en el discurso de la Pascua Militar de enero de 2006, una intervención del Ejército si el Estatuto de Cataluña sobrepasaba ciertos límites. En ambos casos la decisión última estuvo en manos de Bono.

La carta de los 73 generales y coroneles retirados enviaron a Felipe VI se presume que fue redactada por Fernández Sánchez. Lo que ya se ha constatado es que se redactó en su ordenador.

Fernández Sánchez fue cesado como comandante general de Melilla en marzo de 2006 por motivos “nunca aclarados”. Lo publicó El País el pasado 3 de diciembre, pero el general retirado remitió una carta al periódico en la que recordaba que el ministro Bono calificó entonces su cese como “un relevo normal en las Fuerzas Armadas”. Sin embargo, el día 5, en TVE, Bono ofreció una versión muy distinta a la que él mismo había dado oficialmente en 2006. Lo destituyó, dijo, “entre otros motivos, porque tenía en la oficina que él mandaba un retrato del general Franco justo al lado y de proporciones superiores al del Rey”.

La historia de este cese no tiene desperdicio, por lo que recomendamos a nuestros lectores el artículo de El País en el que se ha contado, al que se puede acceder PINCHANDO AQUÍ.

Compartir