22 de octubre de 2019
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google+
Buscar
Publicidad Suscripción al boletín
Confidencial

Confidencial

EDCM

Un periodista de Ciudad Real declara en ruina el prestigio de un conquense poderoso

“El fracaso del 1-O arruina el prestigio del director del CNI”. Así ha titulado su columna de este lunes el periodista ciudadrealeño Casimiro García-Abadillo en el medio digital que dirige, El Independiente. El director del CNI no es otro que el general conquense Félix Sanz Roldán, cuya carrera profesional habría entrado en proceso de declive a partir del referéndum ilegal independentista celebrado en Cataluña el pasado 1 de octubre. García-Abadillo desvela que Rajoy atribuye en privado los malos resultados del PP en Cataluña al desastre del 1-O y el mantenimiento del apoyo al independentismo en las elecciones de diciembre.

Precisamente donde falló el CNI en relación con el referéndum fue en no encontrar las urnas para las votaciones y en pensar que los Mossos cumplirían fielmente con sus obligaciones legales a la hora de impedir que se votara. Sin embargo, se abrieron 2.000 colegios, había urnas en todos ellos y la policía autónoma no intervino, solo lo hicieron la Policía y la Guardia Civil, con las tremendas consecuencias derivadas de su actuación que todos conocemos.

Asegura García-Abadillo que “la mayoría de los miembros del Gobierno, así como la cúpula de Policía y Guardia Civil, responsabiliza al CNI del fracaso de la operación para evitar el referéndum del 1-O”. El CNI, señalan fuentes de Policía y Guardia Civil, no dio importancia al reto independentista hasta el final. “Su despliegue fue tardío y no había hecho trabajo de campo en los meses previos al referéndum”, dicen las mismas fuentes.

Sanz Roldán, al que el periodista castellano-manchego considera un militar brillante, un hombre diplomático y, “cuando quiere, encantador”, fue renovado en el cargo por el gobierno del PP en 2014, gracias, sobre todo, al apoyo decidido de la vicepresidenta del Gobierno, de la que depende. Su nombre llegó a barajarse como posible alternativa independiente para presidir un gobierno de concentración durante los seis meses en los que se prolongó el gobierno de Rajoy de diciembre de 2015 a junio de 2016 en que se celebraron nuevas elecciones. Fue una de las diversas hipótesis que se pusieron sobre la mesa.

Sanz Roldán, mientras tanto, ha tenido que afrontar grandes retos en su actividad, entre ellos algunos tan delicados como el de la salida de la secretaria general del CNI, Beatriz Méndez de Vigo, por incompatibilidad con su jefe.

Sentencia Abadillo que “probablemente, el hábil director del CNI hubiera sorteado esos inconvenientes, pero el desastre del 1-O ha caído sobre su gestión como una losa. Hasta tal punto, que sus relaciones con la vicepresidenta se han enfriado hasta límites desconocidos hasta ahora”.

Y se pregunta: “¿Tomará medidas Rajoy?”. Abadillo se responde a sí mismo citando las palabras de un miembro del gobierno sin identificar: “Ni hablar, dejará pasar el tiempo hasta que cumpla su mandato, pero Sanz Roldán ha dejado de ser el hombre al que todo el gabinete admiraba y muchos temían”.

COMPARTIR: