Confidencial

Confidencial

EDCM

Todo más abierto que nunca en la batalla que protagonizan Page y Núñez en el año electoral que empieza

Emiliano García-Page y Paco Núñez en una imagen del pasado noviembre
Emiliano García-Page y Paco Núñez en una imagen del pasado noviembre

Es posible que las elecciones autonómicas y municipales del próximo mes de mayo, vistas desde la perspectiva de este arranque de 2019, sean las más abiertas y llenas de incertidumbre de la historia política y electoral en Castilla-La Mancha. O unas de las más abiertas. El escenario político actual en España, más aún después del sorprendente e histórico resultado electoral en Andalucía, está dejando un panorama muy complejo y raro de cara a estos comicios regionales y eso supone que hacer pronósticos a día de hoy es un ejercicio de riesgo que en otros tiempos era mucho más sencillo. Puede parecer que el presidente socialista de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, lleve la delantera en esta carrera electoral, pero no se puede desdeñar en absoluto el papel protagonista que va a tener el nuevo presidente regional del PP, Paco Núñez, y los pactos poselectorales que puedan realizarse.

El ruedo político castellano-manchego ya no es cosa de dos. Ni siquiera de tres. Es un escenario con cuatro o cinco protagonistas y está completamente abierto. Pronosticar que seguirá siendo Page el presidente o que Núñez tomará el relevo es tan aventurado como incierto y eso se nota en el nerviosismo de los partidos y en la falta de claridad en las estrategias. El panorama andaluz y la fuerte irrupción de Vox, que al parecer va a tener un gran caladero de votos en Castilla-La Mancha, dibujan en nuestra comunidad autónoma una situación excepcional y nunca vista anteriormente, más aún cuando el río baja tan turbulento en la política nacional y es complicado prever cómo incidirá en Gobierno de Pedro Sánchez en las autonómicas y municipales de mayo. Las encuestas que cocina el CIS de José Félix Tezanos no parecen en absoluto fiables.

A las candidaturas de Page y Núñez hay que sumar las que presenten Ciudadanos, Vox y Podemos y los escaños que unos y otros consigan en la composición de las próximas Cortes de Castilla-La Mancha. Parece claro que ningún partido tendrá mayoría absoluta, como ya ocurrió en 2015, y que habrá que formalizar pactos de gobierno o de investidura para conformar un nuevo Ejecutivo en la Junta de Comunidades. ¿Hacia qué lado? ¿en qué sentido? ¿gobernará la izquierda o el centro izquierda? ¿o será la derecha o el centro derecha? Todo está en el aire en la política castellano-manchega.

COMPARTIR: