Confidencial

Confidencial


EDCM

Paco Núñez, Barreda, Cospedal y la barrera psicológica de los 200.000

Paco Núñez este martes en Cuenca Paco Núñez este martes en Cuenca

El paro subió en Castilla-La Mancha en 2.785 personas el pasado mes de febrero, lo que supone el 1,45 % más que el mes anterior, y con respecto al mismo mes del año pasado el aumento fue de 19.249 desempleados, el 10,95% más. A nivel nacional ha subido un 23,5%, siendo CLM la tercera Comunidad Autónoma con menor incremento de paro, por detrás de Extremadura (8,26) y País Vasco (10,06). Lo que más preocupa son los estragos que está produciendo la pandemia de coronavirus en el empleo, que en Castilla-La Mancha está cerca de superar la barrera psicológica de las 200.000 personas en paro.

Precisamente a eso se refirió ayer el presidente del Partido Popular de Castilla-La Mancha, Paco Núñez, al alertar de que la región se acerca “peligrosamente” a la cifra psicológica de los 200.000 parados, que solo se superó durante el Gobierno socialista de José María Barreda, y que nos coloca en una situación “terriblemente preocupante”. 

Su preocupación es algo generalizado ya que era impensable a primeros de 2020 que en apenas doce meses se pudiera volver a las escalofriantes cifras de paro en la región que se alcanzaron con la crisis económica de 2008. Fue con el gobierno autonómico socialista de José María Barreda y con una consejera que, curiosamente, llegó a ser después secretaria de Estado de Empleo. El problema no fue específico de Castilla-La Mancha sino del país entero. A medida que se fue superando la crisis bajó el paro en todo el territorio nacional, y también en Castilla-La Mancha, donde entonces gobernaba María Dolores de Cospedal. Con ella el desempleo bajó de forma ostensible. Después, los sucesivos gobiernos de Emiliano García-Page redujeron aún más las cifras hasta llegar a los meses críticos de la pandemia, la desaceleración económica, la falta de actividad en casi todos los sectores, los ERTEs y la desbocada subida del paro. Ahora nos encontramos en una complicada situación y, de seguir así las cosas, antes del verano se podría traspasar la emblemática cifra de los 200.000 parados en Castilla-La Mancha.

Este es sin duda el momento en el que todos deben arrimar el hombro para hacer frente a esta delicada situación de nuestra economía. Eso será mejor que tirarse los trastos a la cabeza y seguir con guerra inútiles que no resuelven nada y solo conducen al desaliento.

Paco Núñez cree que ante este complicado horizonte la región tiene la “oportunidad” de invertir los Fondos Europeos en la recuperación de Castilla-La Mancha, llevando ese dinero directamente “al bolsillo” de los sectores afectados para paliar la situación de empresas, autónomos y pymes, evitando su quiebra, su cierre y el despido de más trabajadores. Es lo que le ha pedido a Page y seguramente es lo que ya tiene decidido el Ejecutivo que preside. Pero mientras llega ese dinero, habrá que echarle imaginación y fuerza para impedir que se traspase la línea roja de los 200.000.

Compartir