18 de septiembre de 2019
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google+
Buscar
Publicidad Suscripción al boletín
Confidencial

Confidencial

EDCM

La razón por la que el PP ha forzado la entrada del exconsejero de Cospedal en el Congreso

2019/05/17/105095_echaniz.jpg
José Ignacio Echániz

Pablo Casado decidió la semana pasada sacar del Congreso a dos de sus principales colaboradores, Andrea Levy y Daniel Lacalle, para dar entrada como diputados al exconsejero de Sanidad de Castilla-La Mancha José Ignacio Echániz y a la presidenta de la Fundación Víctimas del Terrorismo, Mari Mar Blanco. Una medida que ha sorprendido entre los "populares" porque casi nadie la ha entendido.

Todo podría deberse a una razón económica. Según ha publicado eldiario.es, Echániz y Blanco cobrarán, como mínimo, el salario base que corresponde a todos los diputados y que asciende a 2.842,01 euros mensuales. A diferencia de ellos, tanto Levy como Lacalle tienen asegurado un sueldo. La primera cobra del PP como vicesecretaria y, además, concurre a las elecciones municipales como número dos de la candidatura al Ayuntamiento de Madrid. Lacalle compagina el trabajo como economista jefe en Tressis Sociedad de Valores con la docencia en distintos institutos privados y como consultor para varias empresas. 

El mismo diario recuerda que Echániz, médico de profesión, "acumula cargos públicos desde 1987, cuando fue elegido concejal en el Ayuntamiento de Guadalajara. Posteriormente fue diputado en las Cortes de Castilla-La Mancha y asesor del Grupo Parlamentario Popular en el Congreso y en el Senado (V Legislatura). Entre 1996 y 1999 fue diputado por Madrid en el Congreso, renunciando en julio de ese año al escaño al pasar a formar parte del gobierno de la Comunidad de Madrid presidido por Alberto Ruiz-Gallardón, en el que ocupó la Consejería de Sanidad". Consideran, por otra parte, que "conseguir escaño de nuevo le librará por ahora de ser imputado en la Audiencia Nacional por el caso Lezo. La investigación por la compra de la empresa colombiana Inassa durante el Gobierno de Gallardón derivó en la imputación de todos sus consejeros porque aprobaron esa operación, pero Echániz se libró al ser aforado en el Tribunal Supremo".

Echániz concurrió en 2003 en las listas del PP a la Asamblea de Madrid, y resultó elegido diputado. En las generales de 2004 se presentó como número dos de la candidatura del PP al Congreso de los Diputados por Guadalajara, su provincia de origen, y obtuvo escaño, siendo además elegido como portavoz popular en la comisión del Pacto de Toledo. En 2008 volvió a lograr ser diputado por Guadalajara y fue designado portavoz del grupo popular en la comisión de Trabajo y Empleo. En 2011, tras el triunfo del PP en Castilla-La Mancha, fue designado por la entonces presidenta regional, María Dolores de Cospedal, consejero de Sanidad, cargo que mantuvo hasta 2015 cuando volvió a concurrir a las elecciones generales logrando de nuevo escaño, al igual que en 2016. 

Echániz es un superviviente que siempre se las ha sabido ingeniar para estar en primera línea de la política. Su etapa como consejero de Sanidad en Castilla-La Mancha fue muy convulsa y Cospedal terminó culpándole en parte de la derrota electoral que sufrió en 2015. De hecho no le llevó en las listas para las Cortes regionales, como a ninguno de sus consejeros, ni le ha apoyado después para que fuera en las listas nacionales. Echániz fue uno de los que apoyaron de forma destacada a Pablo Casado en las primarias del partido.

COMPARTIR: