09 de diciembre de 2019
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google+
Buscar
Publicidad Suscripción al boletín
Confidencial

Confidencial

EDCM

Momento hilarante de la entrevista de Carlos Herrera a Barreda, con los Armaos por medio

José María Barreda saluda a los Armaos en esta imagen de archivo de cuando era presidente de Castilla-La Mancha

El expresidente de Castilla-La Mancha José María Barreda cobró un especial protagonismo a finales de la semana pasada al ser “represaliado” por la dirección del PSOE en el Congreso de los Diputados quitándole su puesto como miembro suplente de la Diputación Permanente de la Cámara Baja. En la entrevista del viernes que le hizo Carlos Herrera en la Cope, Barreda defendió su libertad a disentir dentro del PSOE, asegurando que siempre han tenido "una gran libertad para expresar lo que cada cual considere oportuno". "El día que perdamos eso yo creo que el partido se empobrecerá notablemente".

Subrayó que curiosamente habían ido contra él por algo que el tiempo, apenas horas después, le ha dado la razón. Y sobre todo se mostró extrañado de que “con lo que está sucediendo, alguien se acuerde de que estoy de suplente en la Diputación Permanente". En ese sentido intentó aclarar que "ser miembro suplente en la Diputación significa muy poco", añadiendo que “es como ser capitán de los Armaos de Calzada de Calatrava”. Y explicó a continuación que los Armaos son “los que se visten de romanos en la procesión de Semana Santa”, por lo que ser capitán es “una cosa muy poco importante, muy poco relevante”. Por eso le extrañaba que la dirección del PSOE, con la que está cayendo, se acordara de él y del puesto irrelevante que ocupaba en el Congreso.

La sorpresa llegó antes de finalizar la entrevista al anunciar Carlos Herrera que acababan de escribirle los Armaos de Calzada de Calatrava preguntando: “¿Pero nosotros qué le hemos hecho al señor Barreda”, lo que provocó la risa general de Herrera y de los tertulianos que le acompañaban el viernes, así como la del propio Barreda, que se apresuró a justificarse diciendo que lo había dicho “con mucho cariño. He ido más de un año a la Semana Santa de Calzada de Calatrava y ya desde pequeño me fascinaba”. Pero ahí quedaron sus palabras y la curiosa anécdota en la que los Armaos de Calzada se vieron involucrados, sin comerlo ni beberlo, en la convocatoria de elecciones generales, las cuales, por cierto, afectarán de lleno a la celebración en la que son protagonistas, la Semana Santa.

COMPARTIR: