Confidencial

Confidencial


EDCM

Estos son los radares ocultos en Castilla-La Mancha que pueden amargarte las vacaciones

Pese a que la pandemia ha trastocado los planes vacacionales de muchos castellano-manchegos, han sido muchos los que con las precauciones necesarias han cogido estos días el coche para desconectar lejos de su lugar de origen.

Y como cada mes de agosto, la DGT ha puesto en marcha una operación especial para controlar el aumento del tráfico, menor esta vez que en años anteriores. Entre las medidas que ha tomado se encuentra la implantación de 548 radares móviles, algunos de ellos colocados en lugares donde pasan inadvertidos, que vigilarán que los conductores no sobrepasen la velocidad máxima en las principales carreteras de la red nacional.

Todos estos radares han sido sido localizados por a red Social Drive, que ha situado once en vías de Castilla-La Mancha. A la cabeza se sitúa la provincia de Ciudad Real con tres: dos en la A-4 (km 211 y km 115) y otro más en la N-420 a la altura del kilómetro 28.

En el resto de provincias han localizado dos. En Albacete, uno de la carretera de Balazote y otro en la A-31 a la altura del kilómetro 54; en Cuenca en la N-332 en la localidad de Castillejo y en la A-3 (km.113), en Guadalajara en la N-330 a la altura del kilómetro 242 y en la N-II (km.47); y en Toledo en la A-4 (km.114) y en la CM-401 en las instalaciones de la fábrica de Tello.

A estos radares móviles hay que sumar los 764 fijos de control de velocidad y las 216 cámaras que vigilan si los ocupantes llevan puesto el cinturón de seguridad o van hablando por el teléfono móvil, por ejemplo. Además, la DGT posee 12 helicópteros, 11 drones y 15 furgonetas camufladas que también pueden dar un disgusto al que no respete las normas de circulación.

Compartir
Update CMP