21 de octubre de 2019
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google+
Buscar
Publicidad Suscripción al boletín
Confidencial

Confidencial

EDCM

Ponen a escurrir a una exdiputada de Toledo que hoy tiene un alto cargo nacional

2019/09/04/117478_gloria.elizo.jpg
Gloria Elizo

La situación de Podemos es complicada en toda España, pero especialmente en La Rioja. En Castilla-La Mancha se ha difuminado la estela de este partido que llegó a tener dos diputados en las Cortes regionales la pasada legislatura. Ahora no cuentan con ninguno porque les han pasado factura las guerras internas y haber formado parte de un Gobierno del PSOE que les redujo a la nada. Y también por la actuación de algunos de sus cargos, como es el caso de la exdiputada por Toledo Gloria Elizo, que se ha revelado como uno de los referentes del partido de Pablo Iglesias a nivel nacional después de pasar sin pena ni gloria -nunca mejor dicho- por nuestra provincia.

Una destacada exdirigente de Podemos en La Rioja conoce bien a Gloria Elizo y a su marido.  Se trata de Olga Villanueva, quien fue consejera de movimientos sociales, colectivos y plataformas interculturales en Podemos La Rioja, quien contactó con Periodista Digital para desmarcarse de Podemos.

Según ha comentado la exconsejera al periódico de Alfonso Rojo, tres meses en la directiva del partido, entre marzo y mayo de 2016, fue tiempo suficiente para que dimitiera y se fuera «escandalizada» por lo que estaba viendo. 
 
“Yo misma me di de baja, presenté mi dimisión y mi renuncia inmediata al ver un acto completamente arbitrario cuando vino Pablo Fernández, marido de Gloria Elizo, que es por cierto la primera vicepresidenta del Congreso de los Diputados, vino, le cortó la cabeza al consejero de transparencia porque el hombre pidió las factura de la reforma de la sede… Esa misma noche presenté mi dimisión, aquí no había garantía democrática ninguna, porque expulsan a ese exconsejero de transparencia sin estar presente en la reunión, es una falta de democracia interna increíble”.

Según Villanueva, el partido morado forjó su base de militantes y votantes utilizando la imagen de las líderes sociales y culturales ya existentes, por eso la contactaron y la hicieron parte de la estructura del partido.

“A mi y al consejero de transparencia se nos utilizó de tontos útiles para obtener votos, porque éramos personas conocidas relacionadas con el ecologismo y otras luchas sociales, para que ganara su candidatura. Al final es manipulación, abiertamente no te lo decían, pero recuerdo cuando Kiko Garrido me decía ‘tu eres muy importantes, tu eres muy importante´".

Con el paso del tiempo y por experiencias de otros militantes, Villanueva se dio cuenta de que no había forma de obtener respuesta a las denuncias que se hacían a nivel interno en el que fue su partido, «la Comisión de Garantías (órgano independiente del partido encargado de garantizar que el funcionamiento de la organización se ajuste a los principios de democracia y  transparencia) estaba saturada de casos, pero estaba formada por Gloria Elizo y su marido, conocedores de que tenían montones de casos en todo el país.»

«Yo considero a Podemos una empresa, Podemos S.L., para colocar a parejas, a amiguetes a enchufados, a compañeros de la universidad, ahí tienes a Irene Montero y a Pablo Iglesias, los líderes supremos, Gloria Elizo y Pablo Fernández, Kichi con Teresa Rodríguez, en su momento Errejón y Rita Maestre y entonces tu vas viendo que ese es el verdadero reglamento interno de Podemos, claro pero te vas enterando cuando te llega la información, yo al principio cuando llega Pablo Fernández no sabía que era marido de Gloria Elizo. Esto tiene un nombre y se llama nepotismo».

"Yo misma le dije a Pablo Fernández, ‘este no es el partido que nos habéis vendido, me siento estafada y engañada, yo no pierdo un minuto más, si queréis el poder por el poder esto es un quítate tu pa’ ponerme yo, estáis engañándonos a la gente de buena fe que por idealismo hemos venido a colaborar desinteresadamente’”.

Villanueva afirma que «Podemos está descomponiéndose como un cadáver putrefacto», y aclara que ya no es «simpatizante, militante ni votante ni nada».

«Yo no tengo nada que ver con estos trepas y sinvergüenzas, al contrario los he abucheado en actos públicos, y no es la ‘caverna mediática’ es mucha gente que ha estado dentro de las propias entrañas del partido que son críticas con lo que ha ocurrido, eso se ha convertido en una casta y de la peor que hay», concluye Villanueva.

COMPARTIR: