21 de octubre de 2019
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google+
Buscar
Publicidad Suscripción al boletín
Confidencial

Confidencial

EDCM

En un pueblo de la región el PP ha pasado de tener todos los concejales a no tener ninguno

Una de las muchas asambleas que se celebraron en Almendros en relación con la macro granja

El horóscopo chino lo ha clavado perfectamente en el pequeño municipio conquense de Almendros: 2019 será recordado como el año del Cerdo. Este animal ha jugado una mala pasada en este pueblo en el que el PP ha pasado de tener todos los concejales, sin oposición, a no tener ni uno. 

En efecto, este año la oposición popular a una macro granja porcina, en cuyo proyecto inicial se detectaron varias anomalías, ha condicionado durante el último año la rutinaria vida de esta pequeña localidad de apenas 250 habitantes y ha hecho saltar por los aires los 40 años de mayorías absolutas de la derecha. 

El PP ha pasado de tener 7 concejales a tener tan solo ¡¡tres votos!!, lo que invita a pensar que ni las propias familias de los concejales salientes, del PP, ni los promotores de la granja han votado a este partido, pese haber presentado su propia candidatura.

Este tsunami electoral se explica por el revuelo y la protesta que creó en el pueblo la instalación de dicha macro granja porcina de 2.600 cerdas de cría. Contra dicho proyecto, planeado sobre tierras del alcalde, se movilizó el pueblo entero, que constituido en agrupación electoral bajo las siglas PIDA (Partido Democrático Independiente de Almendros) y con el eslogan “El Pueblo Salva al Pueblo”, ha vencido por una mayoría absoluta de cuatro concejales de PIDA, frente a 1 socialista. 

Esta insólita hazaña electoral ha supuesto un turbión de lágrimas de emoción y una hermosa mirada atrás al siglo de Oro español. Recuerda la fuerza dramática de la narrativa de Lope de Vega en una de sus grandes obras, Fuenteovejuna: un pueblo unido y con razón es capaz de detener cualquier atropello. 

Y una moraleja clara para la política: tener una buena oposición incluso en la aldea más remota es una opción tan saludable como tener un buen gobierno. Ambos se equilibran y refuerzan.

Por cierto, y tal como nos cuentan, la alcaldesa electa, Helena Fernández, residente en el pueblo desde hace diez años, procede un pueblo de la Sierra de Alcaraz (Albacete), donde la patrona de la Comarca, "la Virgen de Cortes", se considera que es generosa en milagros.

COMPARTIR: