Confidencial

Confidencial


EDCM

La entereza y ejemplo de un toledano que acaba de perder a su hijo de 14 años

Lassad Nouioui y Carlos Cid

Carlos perdió la semana pasada a su hijo de 14 años por causas naturales, si es que hay alguna razón para pensar que es natural que acabe la vida de alguien a una edad tan temprana. La muerte de Daniel ha conmocionado al barrio en el que vivía –el Polígono de Santa María de Benquerencia, en Toledo-, al instituto donde estudiaba –el Juanelo Turriano-, al club de fútbol al que seguía –El CD Toledo-, a sus familiares, a sus amigos y a toda la gente de bien que ha tenido noticia de su fallecimiento.

En medio de tanto dolor, Carlos ha dado ejemplo de entereza y ha tenido el ánimo suficiente como para responder a todos y cada uno de los que directamente o a través de las redes sociales han presentado sus condolencias a la familia.

También ha reservado un momento para los medios de comunicación y en nuestro caso hemos recibido un mensaje que ha estremecido a la redacción. Dice así: “Muchas gracias. Gracias de Verdad. Yo siempre he pensado que todas las cosas tenían algo de bueno. Pero cuando ha pasado esto pensaba que la pérdida de mi niño no podía traer nada bueno, era imposible. Pues como muchas veces, estoy equivocado. Sí, si que ha tenido. Ver el Tremendo cariño que tiene (tenéis) hacia Mi persona y la de mi Familia. Gracias de Corazón. No se expresar mi enorme agradecimiento hacia todos. No tengo Palabras. Lo que si se es que Daniel, Mi Dani está haciendo el bien hasta el Final”.

Buscando en la hemeroteca hemos encontrado a Carlos en otra noticia que tocó el corazón de nuestros lectores. La publicamos el 21 de diciembre de 2018, hará pronto un año. El protagonista era el exjugador del CD Toledo, Lassad Nouioui, que había vuelto a la capital castellano-manchega para reencontrarse con algunos de los profesionales que literalmente le salvaron la vida.

El internacional tunecino aprovechó su estancia fugaz en la ciudad para acudir al centro hospitalario en el que tuvo que ingresar el curso anterior después de un desfallecimiento durante un entrenamiento. Una situación que incluso hizo temer por su vida. El jugador del CD Toledo cayó desplomado en un entrenamiento con el cuadro verde en el Salto del Caballo. Inmediatamente, Pablo Alcolea, compañero de equipo y con conocimientos sanitarios, hizo las primeras labores de reanimación que prosiguieron con la rápida actuación del personal del Parque de Bomberos. Posteriormente fue trasladado al hospital, donde permaneció varias semanas hasta que consiguió salir por su propio pie. Su carrera futbolística quedó truncada, pero vivió. Le ayudaron en ello gente como Carlos Cid -el padre de Daniel-, que aparece en la foto de aquel 21 de diciembre en el que Lassad Nouioui les dio las gracias por salvarle la vida.

Compartir
Update CMP