09 de diciembre de 2019
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google+
Buscar
Publicidad Suscripción al boletín
Confidencial

Confidencial

EDCM

El falso cura de Cuenca más famoso, deprimido y en huelga de hambre

2019/07/17/113153_olivares.jpg
Enrique Olivares

Al conquense Enrique Olivares García ahora se le conoce por su número de preso: el 2013018343. Se hizo famoso como el ‘falso cura’ que mantuvo secuestrada en su domicilio a la familia del ex tesorero del PP Luis Bárcenas. Ahora cumple condena por ello: Veintidós años en total por un delito de secuestro, asalto, amenazas y tenencia de armas. Su madre acaba de fallecer a los 94 años y dice que nadie le ha informado de lo ocurrido. Por eso ha decidido iniciar una huelga de hambre. Lo ha contado este miércoles OK Diario.

Olivares se encuentra ingresado en el módulo de enfermería de la prisión de Aranjuez, una cárcel de la provincia de Madrid rodeada de tierras de Toledo. Permanece en su celda aislado del resto de la población reclusa. Según el periódico de Eduardo Inda, el ‘falso cura’ que atemorizó a la familia Bárcenas ha sufrido varios reveses en los últimos años. El primero, su condena. Después vino un ictus, que le dejó graves secuelas e hizo que perdiera buena parte de su capacidad para hablar. Y el último, y más reciente, la muerte de su madre Adoración a los 94 años. 

La pérdida de su madre, explican fuentes penitenciarias, le ha hundido en una profunda depresión, acentuada por su vida de aislamiento y soledad. Trata de comunicarse con los demás pero tiene dificultades para hacerlo y cuando no le entienden se pone nervioso y agresivo.

Lo que más le preocupa a Olivares es el destino de los bienes patrimoniales que poseía su madre Adoración y pregunta habitualmente por ello. Pero nadie le cuenta nada del exterior. Está deprimido y solo. Muy solo.

OK Diario desveló que el Ministerio del Interior pactó con el delincuente Olivares el pago de 50.000 euros de fondos reservados por secuestrar a la familia Bárcenas y recuperar tres pendrives con información sensible del Partido Popular. 

Para ejecutar el asalto a la vivienda los responsables del plan adelantaron al mercenario 10.000 euros de los fondos del Ministerio de Interior. Además, le prometieron otros 40.000 euros si la misión culminaba con éxito: si recuperaba los documentos internos del PP que supuestamente afectaban a Mariano Rajoy, entonces presidente del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, María Dolores de Cospedal y Javier Arenas.

Como recuerda OK Diario, siguiendo el operativo policial el sicario se presentó en la casa de los Bárcenas la tarde del 23 de octubre de 2013 sobre las 15:45 horas, cuando la familia comía en la cocina. Vestido de sacerdote con traje negro y alzacuellos logró engañar a la trabajadora doméstica y colarse en el interior de la vivienda. Allí tuvo retenido a los tres integrantes de la vivienda a quienes maniató con unas bridas y las amenazó con un viejo revolver de bolsillo tipo "british bulldog".

Finalmente, en un descuido de Olivares el hijo del ex tesorero popular, Guillermo Bárcenas, líder del famoso grupo de música Taburete, se libró de las bridas y se lanzó contra el sicario policial consiguiendo reducirle.

COMPARTIR: