CAMBIOS QUE SE HICIERON NOTAR

Terelu cuenta las exigencias de la Reina Letizia en el colegio de sus hijas

Tras llegar al colegio madrileño Nuestra Señora de los Rosales la entonces infanta Leonor el 15 de septiembre de 2008, le siguió su hermana Sofía y desde entonces, la presencia de la monarquía -y de Letizia- en el colegio se ha notado. Son varios los testimonios de padres de alumnos del colegio madrileño que aseguran que desde que llegó la Reina, algunos aspectos del centro han cambiado, sobre todo la alimentación.

Terelu Campos ha dado su testimonio en primera persona en Sálvame. Su hija Alejandra fue al mismo centro escolar y cuando llegaron Leonor y Sofía todo cambió de forma radical. "Cambió mucho y lo comprendo. Lo que sí me molestó un poco fue el tema de la alimentación porque a los niños de vez en cuando se les puede dar una croqueta y no pasa nada", confesó la colaboradora.

Según cuenta El Español citando a una fuente cercana al colegio, la grasa desapareció de la cocina y se empezó a servir alimentos más sanos como lentejas y pollo asado o a la plancha. "Había un menú especial para las edades comprendidas entre 3 y 9 años y otro para los alumnos de 10 en adelante. La verdad es que eso fue un cambio pero para bien. Es cierto que fue algo rígido, pero beneficioso".

No todo era malo, según Terelu: "Yo me acostumbré a ver a la seguridad con perros. En esos días levantaron la valla del colegio unos 2 metros, lo que molestó a muchos padres. A mí me dio tranquilidad al ver un colegio seguro". Pero la obsesión la privacidad y seguridad de Letizia puso en pie de guerra a algunos padres. "Yo recuerdo que para cualquier evento en el colegio se debía entregar el DNI y solo podían asistir los padres, nada de abuelos. Eso también molestó mucho".

Además, Campos contó una divertida anécdota de Alejandra con la princesa Leonor. Al parecer, según explicó la colaboradora, compartían patio en el recreo y Leonor se acercó a Alejandra a pedirle un beso, pero esta al ver a la persona de seguridad que acompañaba a la princesa, se asustó y se marchó.

COMPARTIR: