20 de octubre de 2019
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google+
Buscar
Publicidad Suscripción al boletín

DOS BOMBAZOS QUE DIERON MUCHO QUE HABLAR

La vez en que Màxim Huertas y Olvido Hormigos compartieron portada con poca ropa

Lo ha recordado Informalia este fin de semana y lo ha llevado a su portada virtual explicando que aunque han llevado caminos distintos, la vida de famosos de Maxim Huertas, nuevo ministro de Cultura, y la exconcejala toledana Olvido Hormigos, han coincidido en algún momento en las portadas de las revistas del corazón. Por el momento han seguido caminos inversos, aunque en ambos casos con el PSOE al fondo. Mientras Hormigos pasó de la política a la vida del famoseo, Huertas ha seguido el camino inverso.

Lo que han traído de nuevo  la actualidad es la portada de QMD de hace dos veranos en la que ambos aparecían ligeros de ropa en reportajes separados. Él fue pillado por los fotógrafos con algunos kilos demás enseñando michelines, mientras que ella daba una exclusiva de aquellas de las que el propio Maxim hablaba cuando trabajó en Telecinco con Ana Rosa Quintana y con un titular que dio mucho que hablar: "Llevo año y medio sin sexo".

Se da la circunstancia de que Olvido Hormigos es tan solo 20 días más joven que Maxim. Aquel verano del 16 la ex concejala fue la gran estrella de los programas del corazón porque, aunque hablaba de abstinencia sexual, presumía en cambio en los platós de haberse acostado con el conde Lequio, una relación que el italiano siempre ha negado y que le ha costado a Hormigos alguna demanda en los tribunales.

Maxim, por su parte, se tomó con mucho humor que le sacaran los michelines. Tras un año sabático fuera de la televisión, el ex presentador había decidido ser únicamente escritor y bromeó sobre la polémica por su peso. "Sabía que tanto crepe me pasaría factura", escribió el ministro. El hoy ministro de Cultura y Deporte, que ha reconocido no ser nada deportista, achacaba a su retiro de la televisión, para dedicarse a su vocación literaria, sus desórdenes alimenticios. "Me ponía morado en los buffets de los hoteles", señalaba.

COMPARTIR: